“El botellón” ( por José Antonio Virto)

martes, 30 marzo , 2010 | Por | Categoria: Opinión

He querido comenzar mi colaboración en el “Eco de Teruel”, con un tema, “el botellón”, que me parece que es de interés para todos los ciudadanos, aunque bien es verdad que por diferentes motivos.

Para los jóvenes porque en muchos casos constituye su modo de “relación y entretenimiento” en sus momentos de diversión o de tiempo libre.

Para los ya no tan jóvenes porque desgraciadamente esa palabra se asocia en la mayor parte de las ocasiones a ruido, molestias y suciedad, sobre todo, mucha suciedad.

El hecho es que “el botellón” ocupa ya, por méritos propios, un lugar destacado dentro de las preocupaciones de no pocas Corporaciones Municipales y otros órganos como comisiones de seguridad ciudadana, etc. y se busca, hasta ahora sin éxito, la forma de compaginar estos eventos con la vida ordinaria de la ciudad y del resto de ciudadanos que no participan en ellos. Tan es así que hasta es objeto de debates, en el ámbito de la planificación de la ciudad, sobre si hay que prever y proyectar espacios específicos para ellos ó no y si deben, en caso afirmativo, ubicarse dentro de la ciudad, para que los jóvenes no necesiten utilizar los coches para desplazarse, evitando así esa mezcla explosiva de alcohol y conducción, o por el contrario se debe tratar de alejarlos lo más posible para disminuir, si no evitar, las molestias que ocasionan y sin que hasta el momento se haya conseguido un mínimo consenso en estos planteamientos.

Aunque estos botellones se producen con periodicidad casi semanal, existen fechas en las que su número y tamaño son mayores y esta semana ha sido una de ellas con la celebración del fin del trimestre escolar.

Yo quiero creer que los lazos entre los jóvenes participantes en los botellones y el resto de la sociedad no están tan rotos como para que sea imposible un entendimiento y se logre compaginar esta práctica con la “paz y tranquilidad” de la vida ciudadana.

Resulta doloroso ver el estado en el que quedan muchas zonas de la ciudad después de estas celebraciones y el deterioro progresivo de espacios urbanos, parques, fachadas y mobiliario que resulta de ellas, y esto sin entrar en otro deterioro no menos importante como es la salud de muchos de estos jóvenes, afortunadamente no todos, que consumen en exceso numerosas substancias poco recomendables.

Tengo que reconocer que, como arquitecto relacionado con el urbanismo, además de cómo simple ciudadano, me interesa el tema y me gustaría participar y aportar mi granito de arena de cara a tratar de alcanzar un consenso entre las posturas que, al menos a día de hoy, se encuentran enfrentadas y estoy seguro de que son muchas las personas que también desean hacerlo y por ello, ya que en este joven periódico, Eco de Teruel, han puesto a disposición de los lectores espacios de participación, me gustaría que se le remitieran las opiniones, propuestas o simplemente ideas que cualquier lector con ánimo de colaborar pueda aportar.

Vamos a ver si somos capaces, unos y otros, de poner de manifiesto cuáles son nuestras demandas, que cosas nos molestan y como nos gustaría que se desarrollaran estos “eventos”. Quien dice que Teruel, como capital pequeña y con una cercanía entre los ciudadanos que no se da en otras ciudades, no puede ser la pionera a la hora de encontrar soluciones.

Nada me gustaría más que el que con estas líneas hubiese conseguido poner en marcha una empresa de cuyos beneficios todos vamos a participar. Seguro.

José Antonio Virto.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone