“Mi granito de arena: El Túnel de la Ronda” (por José A. Virto)

miércoles, 19 mayo , 2010 | Por | Categoria: Opinión

Estos días se vuelve a hablar nuevamente del Túnel de la Ronda o lo que es igual, de soterrar el tráfico en esa vía de la ciudad.

El proyecto ya es antiguo, o al menos la intención, pues data, si no me falla la memoria, de la precampaña de las elecciones municipales del año 2.003, o sea, de hace casi ocho años, y viene resurgiendo periódicamente por diferentes motivos.

En esta ocasión se nos informa de que los técnicos que han recibido el encargo de su estudio han elaborado distintas propuestas, con diferente longitud y presupuesto, como es lógico, y que la más razonable es a su vez la más larga y la más cara, estimándose su presupuesto en 12 millones de euros.

Cuando esta propuesta de soterrar el tráfico vio la luz, lo hizo a raíz de otra que recogía la posibilidad de liberar el espacio comprendido entre la muralla y la Ronda para abrir un gran espacio público y posibilitar la recuperación visual de la muralla en ese punto, entre el torreón de la Lombardera y el torreón del Rincón.

La idea, que en principio perseguía liberar de tráfico ese tramo, ampliando el espacio disponible y evitando las molestias que este ocasiona inevitablemente, parecía interesante y tentadora pero no se tardó mucho tiempo en advertir que conllevaba serios inconvenientes.

En primer lugar, para liberar una reducida longitud de calle, algo más de 100 m. de longitud, era necesario efectuar una obra que afectaba a todo el tramo comprendido entre la parte superior de la Ronda, frente a su encuentro con la Plaza de Domingo Gascón, hasta el acueducto de Los Arcos, y debido a la fuerte pendiente de la calle, para liberar ese reducido tramo cubierto era necesario dejar una trinchera abierta de mas de 150 m.

A esto había que añadir el incremento de la pendiente en el acceso superior para lograr el soterramiento con muchos inconvenientes en caso de lluvia, nieve o hielo, frecuentes en esta ciudad.

Precisamente por ello, por evitar estas elevadas pendientes y este reducido logro de soterramiento es por lo que se planteó la necesidad de ampliar la actuación comenzando el soterramiento en un punto anterior, más próximo a la entrada a la estación de autobuses, o incluso próximo al viaducto.

Hecha esta breve y escueta introducción pasaré ahora a referirme a los aspectos de la propuesta que motivan este comentario.

En primer lugar, no pretendo opinar sobre lo interesante o ventajoso de la propuesta, pero si sobre su necesidad y oportunidad.

No hace mucho tiempo que se encuentra en funcionamiento la vía perimetral de barrios y desde luego, la congestión en la Ronda ha disminuido muy sensiblemente, o al menos esa sensación tengo, estando previsto en la Revisión del Plan General actualmente en tramitación, la apertura de una comunicación rápida del acceso desde la carretera de Alcañiz hacia la Av. de Zaragoza, que evite también parte del tráfico existente en la actualidad, por lo que no considero que este sea un problema que necesite de urgente solución por este procedimiento.

Si no se trata de una solución imprescindible, los trastornos que a los ciudadanos nos pueden suponer las obras cobran mayor importancia, pues el tráfico en esta zona va a quedar muy afectado, si no interrumpido, durante la construcción y ¡Ojo!, ya veremos cuanto se demora esta, pues la posibilidad de que, como dice nuestro Vicepresidente, el Sr. Biel, nos encontremos “romanos” durante la excavación es muy grande y en ese caso los plazos y el presupuesto son imprevisibles.

Pero además de todo ello, el presupuesto estimado a priori de 12 millones de euros, que se incrementará casi con toda seguridad, no es una minucia y personalmente pienso que necesitamos urgentemente otras muchas actuaciones en esta ciudad, con mayor prioridad y no andamos sobrados de presupuesto, y mucho me temo que si no cambian las perspectivas económicas, no vamos a recibir muchas ayudas extraordinarias en el futuro inmediato, por lo que tendremos que administrar bien aquellas que consigamos.

No he querido referirme a los problemas y complicaciones que van apareciendo a medida que aumenta la dimensión del mismo, ni a su coste de mantenimiento, que no es pequeño y que puede incluso conllevar la necesidad de personal de seguridad, ni a la cuestión no menos delicada de su gestión en ”vaquillas” y otras festividades, dado el punto donde se encuentra.

Por todo ello, les rogaría a los políticos promotores de la idea y a los que sin serlo la apoyan que reflexionen un poco sobre todo lo que aquí he manifestado y que antes de ponerla en marcha traten de pulsar la opinión de los ciudadanos, pero de verdad, y actuar en base a sus preferencias, que no quiero prejuzgar y que a lo mejor coinciden con las de dichos promotores.

P.D.: Quería indicaros a los lectores de mis escritos, si es que los hay, que si queréis aportar algún comentario con referencia a ellos, podéis hacerlo en la dirección

migranitodearena@virtoarquitecto.com

Muchas gracias.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone