Presentada hoy la obra editada por el IET “Acontecimientos que han sucedido en el mundo. Relación de los naufragios, calamidades, desaventuras y miserias de Teruel”

jueves, 4 octubre , 2012 | Por | Categoria: Cultura

En la foto,la diputada provincial, Emma Buj, y el director del Instituto de Estudios Turolenses (IET), Gaudioso Sánchez, A la derecha de la imagen el coautor del libro, José Luis Castán,

 

La diputada provincial, Emma Buj, y el director del Instituto de Estudios Turolenses (IET), Gaudioso Sánchez, han presentado hoy la obra editada por el IET “Acontecimientos que han sucedido en el mundo. Relación de los naufragios, calamidades, desaventuras y miserias de Teruel”. Junto a ellos ha estado el subdirector del IET y coautor del libro, José Luis Castán, que ha sido el encargado de explicar el contenido de la obra.

 

Esta presentación es el punto de partida del Instituto de Estudios Turolenses que sacará a la luz, en los próximos meses, nuevas publicaciones.

 

Según ha afirmado la diputada delegada del área de Economía, Emma Buj, se quiere “dar un giro al Instituto de Estudios Turolenses y potenciar su función divulgadora y científica”, sobre todo, ha matizado, “se pretende acercar el Instituto a los turolenses para que lo conozcan mejor y participan más en todas las actividades que organiza”.

 

 

“ACONTECIMIENTOS QUE HAN SUCEDIDO EN EL MUNDO. RELACIÓN DE LOS NAUFRAGIOS, CALAMIDADES, DESAVENTURAS Y MISERIAS DE TERUEL”

 

Origen de la obra

 

En 1989, revisando las fichas mecanografiadas del recién inaugurado Archivo Histórico Provincial de Teruel, llamó la atención a un joven estudiante de la licenciatura de Geografía e Historia, José Luis Castán Esteban, una peculiar reseña catalográfica en el fondo del Concejo de la ciudad: Cronicon mundi. Con una letra casi ininteligible se sucedían a lo largo de más de dos centenares de folios datos y acontecimientos históricos que se iniciaban con la fecha exacta en que Dios creó la Tierra.

 

Hace cinco años José Luis Castán, junto con la colaboración de la profesora de Historia Medieval Concepción Villanueva Morte, inició la transcripción y edición crítica de la obra. Finalmente, y gracias al apoyo de la Institución «Fernando el Católico» y del Instituto de Estudios Turolenses, hoy se puede presentar el resultado de este trabajo común.

Contenido de la obra

Con referencia a la estructura y contenido de la obra, ésta se puede dividir en tres partes o libros. La primera es una crónica del mundo desde su creación hasta comienzos del siglo XVII. En esta crónica los asientos, encabezados por su año, se intercalan con noticias curiosas, como la historia de la nobleza, los godos o los minerales. Tras la lista de los jueces de Teruel, que no se incluyen en este trabajo al haber sido ya editada, se encuentra la Relación de los naufragios, calamidades, desaventuras y miserias de Teruel, escrita y no copiada, por Jaime Vicente. En ella se exponen los principales acontecimientos sucedidos en Teruel desde 1539 hasta 1598. La tercera parte es un conjunto de escritos entre los que destacan, entre otros, un memorial con la relación completa de la nobleza española, su origen y sus rentas, la descripción de la muerte del rey Felipe II, una carta de san Juan de Ribera a Felipe III cuestionando la paz firmada con Inglaterra, el edicto de expulsión de los moriscos, o un informe, seguramente secreto, sobre la familia real francesa fechado en noviembre de 1610, valorando las situación de aquel reino tras el asesinato del monarca Enrique IV.

El autor

En la obra no existe una portada con una referencia clara de su autor. Sin embargo, por varias referencias que hay en el texto, se llegó a la conclusión de que se trata del turolense Jaime Vicente. Hay un testimonio directo de su autoría en el folio 54r. Dice así: «En este libro se contienen algunos casos sucedidos en el mundo. Para recopilarlos, continuado por mí Jaime Vicente». Posteriormente esta frase, sin que los autores conozcan claramente el motivo, se tachó, y sólo tras un minucioso análisis del folio fue posible transcribir su contenido.

José Luis Castán y Concepción Villanueva explican en las primeras páginas de la obra que la familia Vicente era una de las más influyentes de la élite política turolense, y, por ende, de su oligarquía social y económica. Formaba parte de un reducido grupo social que dominaba el gobierno local y que trataba de perpetuarse en su hegemonía. Su testimonio, señalan los autores, dada su directa participación en muchos acontecimientos, resulta, aunque parcial e interesado, fundamental para conocer el significado de muchas circunstancias y experiencias que han sido relatadas desde otros puntos de vista.

 

El manuscrito

 

En el primer folio del documento aparece como título del manuscrito Borrador y acotamientos de algunas cosas que en lecturas agradan y han sucedido en el mundo. Está escrito entre el último tercio del siglo XVI y principios del siglo XVIII. Tiene un formato de tamaño folio de 240 páginas de papel escritas a mano, con alguna plana intercalada en blanco. Las tapas son de pergamino, para las que se aprovechó un palimpsesto en el que todavía se aprecian algunas anotaciones musicales. Estas se rasparon para crear la encuadernación que actualmente conserva. El libro está formado por distintos legajos que, finalmente, se unieron en un solo tomo.

 

Para los autores de la obra, una cuestión interesante es saber por qué el manuscrito pasó a formar parte del fondo del Ayuntamiento de Teruel. Aseguran que en algún momento, y posiblemente por la trascendencia que tenían para el gobierno de la ciudad los datos que se incluyen en él, este pasó al archivo urbano. No es de extrañar, afirman, que se usara para argumentar con base histórica asuntos relacionados con los privilegios y libertades municipales, o que simplemente los propietarios del libro decidieran que debía custodiarse junto al resto de la documentación del Concejo por motivos de seguridad o de interés público. Sea como fuere, los autores de la publicación matizan que esta decisión hizo que pudiera conservarse, con mínimos deterioros, más de cuatrocientos años.

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone