11.7 C
Teruel
sábado, 26 septiembre 2020 - 1:00:39
Inicio Opinión Comprar en Teruel,consumir productos de Teruel(Por Manuel Blasco, senador y ex-alcalde de...

Comprar en Teruel,consumir productos de Teruel(Por Manuel Blasco, senador y ex-alcalde de Teruel)

 

 

Las insólitas circunstancias de confinamiento en las que estamos inmersos millones de personas en todo el planeta está cambiado  la percepción que tenemos de las cosas del día a día. Tengo la sensación de que ya nada volverá a ser igual y que muchos de nuestros hábitos de consumo van a sufrir una lenta pero inexorable transformación, y también nuestra forma de vivir.

Incluso las relaciones sociales sufrirán una modificación, de la misma manera que nuestra manera de percibir el medio ambiente y nuestra relación con la naturaleza. También la forma de abordar la globalización, las nuevas tecnologías o las redes sociales.

Pero quisiera centrarme en la globalización y en las nuevas formas de entender el consumo, el comercio electrónico. Está claro que la humanidad se ha ido adaptando a los cambios profundos que han supuesto a lo largo de la historia las distintas revoluciones industriales  (todas) y sin duda la digital en la que hoy estamos inmersos ha provocado modificaciones en nuestros hábitos comerciales.

Hasta no hace mucho, el “ir de compras” por las calles comerciales de nuestras ciudades era casi una necesidad, era hasta un pasatiempo agradable. Con los años, el comercio de proximidad fue dando paso a las compras en los supermercados, éstos después a las grandes superficies, centros comerciales o grandes almacenes, empujando al pequeño comercio y a las tiendas de barrio a la especialización y a la atención personalizada y adaptada  al cliente.

En los últimos años, ambos, comercio tradicional y grandes superficies, han visto cómo silenciosamente iban perdiendo cuota de mercado en beneficio del comercio electrónico. Hoy es habitual ver a jóvenes y no tan jóvenes colgados a Internet y en cualquier sitio, en casa, en el trabajo o incluso en un bar, adquirir lo que se les antoja con un clic, moviendo un solo dedo. Y sin duda es una nueva modalidad comercial sin vuelta atrás.

La pandemia que estamos sufriendo ha puesto de manifiesto algunas cosas que ahora pasan a tener más importancia. Me refiero a que todos hemos podido comprobar la relevancia  de la cadena de suministros, de alimentos, de componentes industriales, de productos de higiene, de primera necesidad o incluso el de material de protección contra el coronavirus.

Creíamos hasta ahora que la globalización era imparable y que resolvía todos los problemas y no tenía vuelta atrás, y ha tenido que venir el maldito virus para poner al aire sus debilidades,  que son muchas y las vemos ahora.

Hace unos días leía que el 80% de los componentes industriales se fabrican en Asia, especialmente en China, y que paralizado este país lo hace todo el mundo. Las fábricas de automóviles en España tuvieron que detenerse por el peligro del virus, pero también por no disponer de los componentes que se fabricaban en Asia. Sin duda, una primera consecuencia será el replanteo de las políticas industriales por parte de los gobiernos occidentales.

Si queremos garantizar el Estado del Bienestar, empresas y ciudadanos tenemos que pagar impuestos y cotizaciones sociales, y para ello también son precisos salarios dignos y suficientes que no vienen de trabajos precarios y poco cualificados, sino de los empleos más productivos. Esos están siempre en los sectores industriales, la innovación, las nuevas tecnologías y las telecomunicaciones.

En cuanto al comercio y volviendo al principio, podemos optar por adquirir lo que necesitemos por Internet y en cualquier lugar del mundo con un clic, ayudando a crear trabajos de bajos salarios en países desconocidos y lejanos; o ayudar comprando, manteniendo el empleo y creando riqueza  en nuestra provincia o en Teruel capital. Cuando decidimos comprar un coche (y  repararlo) en Teruel ayudamos a mantener el empleo de los trabajadores del concesionario que lo vende, del transportista que lo trajo, de la compañía de seguros que lo asegura, los de la ITV que los revisa y hasta de la emisora de radio donde se anuncia el concesionario.

Si pensamos un poco más, hagámoslo en las tiendas de ropa, de calzado, de móviles, también en las librerías, en las tiendas de informática, en las ópticas, joyerías, relojerías o en los que trabajan en las entidades bancarias.

Sin duda estamos en un país libre y por ello somos libres de comprar por Internet, en Valencia, en Zaragoza o en Madrid. Pero también podemos hacerlo en Teruel y en nuestra provincia. Si compramos aquí, apoyamos y mantenemos el empleo de nuestros trabajadores, de los autónomos y de nuestras empresas y comercios.

Si es posible, que lo es, también podemos consumir productos turolenses. Pocas veces he oído a un riojano no defender con uñas y dientes al vino de Rioja, ni he visto a un vallisoletano dudar de un buen Ribera del Duero. Nuestros productos gastronómicos son apreciados por su calidad dentro y fuera. A veces pienso que más fuera que dentro. Nuestro jamón y nuestros embutidos, nuestros quesos, melocotón, patatas, aceite, azafrán, trufa, panes y pastas artesanas, ternasco, vinos y muchos más productos, son de la mejor calidad pero además crean y mantiene empleo en Teruel.

En las difíciles circunstancias que nos ha tocado vivir con la pandemia, hemos aprendido una lección que no deberíamos olvidar: quien nos ha proveído de los bienes de primera necesidad han sido los comercios de la zona, los panaderos,  los carniceros, los pescateros, incluso los pasteleros en las pocas cosas que teníamos para celebrar. Y quien ha reparado las averías que hemos tenido han sido nuestros carpinteros, fontaneros, electricistas o mecánicos y las empresas de servicios de cercanía.

Creo que a partir de ahora deberemos de hacer esta reflexión y pensar en esto cuando vayamos a comprar o planificar las próximas salidas de vacaciones quien pueda tenerlas. Tenemos una provincia preciosa, espectacular, que no todos conocemos. Aprovechemos la ocasión para hacer turismo en España y si es en Teruel o Aragón mejor.

Obviamente no pretendo frenar la era de la globalización ni poner límites a Internet porque es imposible poner puertas al monte, pero si deseo pensar en voz alta o hacer una sugerencia. Pensemos en lo que nosotros podemos hacer por nuestra provincia,  nuestra capital o nuestro pueblo.

Somos pocos, 136.000, pero somos muchos, 136.000. Consumamos y disfrutemos los productos de la tierra, compremos y disfrutemos en nuestras tiendas y comercios,  viajemos y disfrutemos de  nuestra provincia.

Somos libres  de elegir pero podemos ayudar a crear y  mantener el  empleo y  la riqueza en Teruel.

Opinión

El centro de día de Santa Emerenciana cumple 20 años (Por Nuria Tregón,concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Teruel)

Esta semana, el centro de día de Santa Emerenciana ha cumplido 20 años. Dado que esta maldita pandemia nos ha privado de poder celebrarlo...

Valdelobos y Aguanaces no existen en Teruel( Por Francisco García Domínguez)

Los turolenses están ya acostumbrados a sufrir el ninguneo por parte de las distintas Administraciones que tienen incidencia en su provincia. A lo que...

193 “No» Sra. Pérez (Por Emma Buj,Coordinadora de Presidencia del Partido Popular de Teruel)

  10 de septiembre. En el Congreso de los Diputados se vota el Real Decreto Ley 27/2020, por el que el Gobierno PSOE-PODEMOS pretende hacerse...

Tiempo en Teruel

Teruel
nubes rotas
11.7 ° C
15 °
9 °
66 %
4.1kmh
57 %
Sáb
10 °
Dom
11 °
Lun
14 °
Mar
19 °
Mié
11 °

Foto del día

Nuestro colaborador Agustín García nos va a enviar estos días fotos de su extenso archivo histórico de la ciudad, para hacernos mas llevadero el...