El espectáculo “Fantasía de Aragón” centrará los actos de la Semana de Aragón en la Exposición Universal de Shangai 2010

martes, 22 junio , 2010 | Por | Categoria: Cultura

Imagen del pase previo del espectáculo

El auditorio del Pabellón de España será el escenario donde se proyectarán las tres piezas audiovisuales y se desarrollará la actuación de música y danza que lo componen

La Exposición Universal de Shangai se prepara para acoger la semana dedicada a Aragón del 28 de junio al 4 de julio, que contará con la representación varias veces por día en el auditorio del Pabellón de España del espectáculo “Fantasía de Aragón”.
Aragón se mostrará en Shangai, gracias a este espectáculo musical, como un territorio que aúna una de las más ricas herencias históricas, culturales y patrimoniales de España, con una vocación clara por la modernidad y la adaptación a nuevos escenarios. Ése es el sentir que refleja “Fantasía de Aragón”, espectáculo compuesto por tres piezas audiovisuales y un espectáculo de música y danza, realizado por Ad Hoc Gestión Cultural.

Audiovisuales
“Sinfonía de Aragón”, concebida por Carlos Saura para el pabellón de Aragón en Expo Zaragoza 2008, supondrá el inicio audiovisual. Un niño, símbolo de futuro, es el protagonista de las dos otras piezas audiovisuales que componen el espectáculo. En el primero de ellos, denominado “Aragón”, el niño introduce al espectador mediante sueños en la comunidad autónoma, mientras que en el segundo, que lleva por título “Goya”, el niño descubre al gran artista aragonés a través de los personajes de sus grabados, que cobran vida y entroncan con la realidad actual. Ambas piezas son del realizador aragonés Javier Calvo.

Vitrina
De forma paralela, los visitantes podrán contemplar una vitrina circular y transparente que estará presidida por una obra artística de la cabeza de Goya, realizada por el artista Óscar Sanmartín, presente también en la pieza audiovisual “Goya”. También se exhibirán piezas de cerámica de Teruel del taller de artesanía Domingo Punter. Con el lema “Aragón, ciudades naturales, territorio humano”, estas piezas simbolizan la creación del hombre a partir de elementos naturales, el barro y el fuego, para contener otro de los elementos imprescindibles de la naturaleza, el agua, que entronca con el hilo conductor de Expo Zaragoza 2008. Los tejidos de la indumentaria tradicional aragonesa arropan las piezas de cerámica de este escaparate. Confeccionados en seda, quieren ser un punto de encuentro con el país anfitrión, China, que posee una tradición milenaria en la industria de ese tejido.

Espectáculo de música y danza
Se trata de una composición musical instrumental que viste la música tradicional aragonesa con otro ropaje musical despegado del folclore decimonónico, recogiendo referencia melódicas de las tres provincias de Aragón. De clara identidad aragonesa, su autor, Gonzalo Alonso, utiliza un lenguaje musical fácilmente reconocible por cualquier tipo de público.
La rotundidad de la rondalla se sustituye por la delicada y enérgica paleta emocional del violín (Alberto Tundidor), la viola (Miguel Zarazaga), el violonchelo (Luna Ochoa) y el piano (Gonzalo Alonso) que, juntos, configuran una melodía elegante que envuelve al espectador en un sugerente ambiente lleno de matices.
La jota también aparece con una nueva indumentaria. La fuerza de los pasos de baile y la rapidez de movimientos que entroncan con el pasado se dan la mano con esos nuevos lenguajes artísticos. La pareja de baile está compuesta por Alex Aldea y Sandra Aragón. La firma Guillén Doz ha creado el vestuario. La coreografía corre a cargo de Alex Aldea, con la colaboración de Amador Castilla.
La primera parte muestra “El despertar de la danza”, representada en la figura femenina “Aragón”. El personaje masculino se presenta haciendo alarde de su facción al más puro estilo tradicional, con la forma de bailar del siglo XIX y principios del XX. Ambas figuras se unen en el escenario para interpretar “El Contraste”, momento en el que los movimientos de ambos dialogan hasta fusionarse en “El Encuentro”, donde se muestra la comunión con el ballet clásico que hoy marca la forma de bailar jota. Es entonces cuando ambos personajes bailan “Jota”, el quinto movimiento de esta coreografía, que consiste en un recorrido por los paseos de la jota de Andorra, el paso de baile de la jota cruzada de Aso de Sobremonte, saltos de la jota de Alcañiz, el boggie de la jota de Calanda o pasos como puntas, pasos arrastrados o garrosos, que mostrarán la rica variedad de este baile en toda la geografía aragonesa. Un “Picao”, clásica llamada de los bailaores al cantador, papel asumido por el violín, será el puente hacia el golpe final del espectáculo, la “Jota de Zaragoza”, de difícil interpretación por su vertiginoso ritmo y exigencia de fuerza. Sus característicos pasos como media luna, paso de vals y rodillas culminarán la pieza.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone