El Museo de Teruel y en colaboración con la Galería Guillermo de Osma, organiza la exposición titulada “Ismos y vanguardias”

miércoles, 11 junio , 2014 | Por | Categoria: Cultura

12- vazquez diazLa Diputación de Teruel, a través del Museo de Teruel y en colaboración con la Galería Guillermo de Osma, organiza la exposición titulada “Ismos y vanguardias”. Se trata de una interesante muestra artística que permitirá contemplar, hasta el próximo 20 de julio, valiosas obras de creadores que conformaron lo que se puede llamar como la historia de la pintura moderna en España. Por otra parte, esta exposición se inscribe dentro de una de las líneas de trabajo más fructíferas del Museo: la organización de actividades en torno al estudio y divulgación de las muchas corrientes que conformaron las vanguardias históricas del arte del siglo XX.

 

La exposición “Ismos y vanguardias” la integran un total de 36 obras. En cuanto a las técnicas empleadas, encontramos trabajos en tinta sobre papel así como numerosos óleos sobre lienzo, acuarelas y collages. Entre los autores de las obras destacan algunos de los más representativos protagonistas del arte moderno español: Federico García Lorca, Juan Gris, Rafael Barradas, Joaquín Torres-García, Julio González, Benjamín Palencia, Maruja Mallo, José Moreno Villa, María Blanchard, Adriano del Valle, Manuel Ángeles Ortiz, Alberto Sánchez, Daniel Vázquez Díaz, Francisco Bores, Hernando Viñes, Luis Fernández e Ismael González de la Serna.

 

Según explica uno de los comisarios de la exposición, Juan Pérez de Ayala, “Ismos y vanguardia” tiene como objetivo ofrecer un muestrario, lo suficientemente sugerente, del arte moderno español. Una etapa que se desarrolla a lo largo de las décadas de los años veinte y treinta del siglo pasado y que presenta fuertes influencias internacionales pero que, a la vez, se encuentra impregnada de profundas singularidades.

 

Más allá de figuras como Picasso o Dalí, la exposición hace hincapié en otros nombres propios de interés cuya obra se muestra en “Ismos y vanguardias” en tres apartados: “Línea y construcción”, “La nueva figuración” y “Surrealismos”

 

LÍNEA Y CONSTRUCCIÓN

 

En el primer apartado, “Línea y construcción” se ofrecen ejemplos de cómo se trabaja sobre el poder de la línea como elemento de la composición, sobre la necesidad de expresar la construcción interna del cuadro, sobre la búsqueda de una pintura que se rija por los principios de la geometría del objeto y de la naturaleza. Conviven aquí cubismo,

 

 

 

 

 

neoplasticismo y constructivismo. Grandes movimientos internacionales en los que participaron de manera decidida una serie de artistas españoles o latinoamericanos de singular relevancia. Nombres que pueden resumirse en pintores como Juan Gris, María Blanchard, Luis Fernández, Joaquín Torres García o Julio González, que componen el resumen de una historia del arte español que se desarrolló fuera de nuestras fronteras.

 

LA NUEVA FIGURACIÓN

 

La nueva pintura que comienza a realizarse en España a mediados de la década de los años veinte del siglo pasado tiene en la nueva figuración el apartado más rico y complejo. Hay mucho de ensayo en el periodo, mucho de exploración de nuevas maneras de expresión, muchos caminos a seguir que dan como resultado una variedad de estilos y formas, hay mucho de vuelta al oficio de pintar y al goce de la materia pictórica.

 

Arte nuevo representado en las figuras singulares de Francisco Bores, de Hernando Viñes, de Manuel Ángeles Ortiz, de José Togores, de Maruja Mallo, de José Moreno Villa, de Alfonso de Olivares y de muchos más.

 

SURREALISMOS

 

El movimiento surrealista acabó prendiendo de manera notable en la joven cultura española. Será a principios de la década de los años treinta del siglo XX cuando este movimiento se convierta en el gran revulsivo artístico gracias, entre otros factores, a la obra de Buñuel y Dalí. No hay que olvidar además que la implantación del surrealismo en España se produce en los años de la Segunda República, y que el público español seguirá al día los acontecimientos escandalosos y novedosos provocados por estas dos figuras que brillaron fuera de nuestras fronteras.

 

Tal y como escribe Juan Pérez de Ayala en el catálogo de “Ismos y vanguardias”, más que hablar de un surrealismo español habría que utilizar el término surrealismos porque son varios y se expresan de de dos maneras diferenciadas. Por una parte, el seguimiento canónico de ciertos parámetros ya establecidos: la obra daliniana tendrá una gran influencia en la obra de pintores jóvenes como Ángel Planells, y el collage surrealista de Max Ernst tendrá sus seguidores en figuras como Adriano del Valle o Alfonso Buñuel. Por otra parte, nos encontramos con las aportaciones originales de ciertos artistas que, pese a estar impregnados por esos principios, los utilizan a su manera y dentro de un mundo propio de fuerte personalidad. Es el caso de las dos grandes obras maestras que se incluyen en esta exposición: “Retrato del poeta en Nueva York”, de Federico García Lorca, de 1929; y “Antro de fósiles”, de Maruja Mallo y fechado en 1930.

 

 

 

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Cultura3 AHORRO AGUA