El petróleo y el tabaco disparan la tasa anual de inflación en diciembre hasta el 2,9% en Aragón y el 3,0% en España

viernes, 14 enero , 2011 | Por | Categoria: Aragón

La inflación subyacente se sitúa en una tasa más moderada del 1,5% tanto en Aragón como en el conjunto de España

De acuerdo con los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la tasa anual de inflación en diciembre de 2010 se situó en el 2,9% en Aragón y en el 3,0% en el conjunto de España, lo que supuso una fuerte aceleración respecto a la tasa observada el mes precedente, que había sido del 2,1% en Aragón y del 2,3% en España.

Han sido dos los principales causantes de esta aceleración en la inflación: el coste del petróleo y una nueva subida en los precios del tabaco.

En efecto, el petróleo Brent continuaba la senda de precios al alza y cotizaba en diciembre a 91,8 dólares por barril, un 7,6% más que en noviembre y un 23,3% por encima del precio observado un año antes. El traslado de esta subida a los precios de los combustibles se refleja en los grupos de consumo tanto de transporte como de vivienda (gasóleo para calefacción), que presentan tasas anuales de inflación en diciembre del 8,8% y 6,4% respectivamente.

Por otro lado, en diciembre se producía una nueva subida en los precios del tabaco, que unida a la que tuvo lugar el pasado mes de junio llevaba hasta un espectacular 16,2% la tasa anual de inflación del grupo de consumo de bebidas alcohólicas y tabaco.

Los restantes grupos de consumo seguían reflejando la debilidad del consumo de los hogares, exceptuando acaso la enseñanza, cuyos precios mostraban en Aragón un aumento del 2,8% anual en diciembre. Así, los precios de la hostelería mostraban un moderado incremento anual del 1,2%, mientras vestido y calzado (0,7%), menaje (0,5%) y alimentos y bebidas no alcohólicas (0,4%) quedaban por debajo del punto porcentual. Por último, en diciembre bajaron los precios de las comunicaciones (-0,7%) y medicina (-0,9%) en tasa anual.

Analizando las aportaciones de cada grupo de consumo a la tasa de inflación general, se observa que de los 2,9 puntos porcentuales de aumento anual en diciembre, el transporte aporta 1,2 puntos y la vivienda ocho décimas, mientras bebidas alcohólicas y tabaco aportan cuatro décimas más. En total, entre esos tres grupos de consumo aportan 2,4 de los 2,9 puntos de tasa anual en diciembre, es decir, petróleo y tabaco explican casi el 82% de la tasa de inflación en dicho mes.

Este protagonismo del petróleo queda patente igualmente al observar la evolución de la inflación subyacente, que es aquella que excluye precisamente de su cálculo los alimentos no elaborados y los productos energéticos. Así, aunque también sufría cierto repunte en diciembre, permanecía en tasas mucho más moderadas que la inflación general.

En efecto, la inflación subyacente se situaba en diciembre en el 1,5% tanto en Aragón como en el conjunto de España, lo que supuso un aumento de cinco y tres décimas respectivamente respecto a lo observado el mes precedente. Sin embargo, la inflación general en diciembre prácticamente duplicaba esta tasa subyacente.

Por comparación con el mes precedente, los precios en Aragón subieron seis décimas en diciembre, fruto igualmente de los aumentos producidos en el precio del tabaco (6,1%) y el coste de la energía, que afectó a transporte (1,9%) y vivienda (0,6%). Pero también se acusó el efecto del inicio de la temporada turística invernal, que se reflejó en un aumento mensual del 2,9% en los precios de ocio y cultura. Otros grupos de consumo sufrieron aumentos mensuales de precios más moderados, como alimentación y menaje (0,3%), hostelería (0,2%) o enseñanza (0,1%). En sentido opuesto, bajaron los precios de medicina (-0,3%) y vestido y calzado (-2,6%), repitiendo el patrón de años anteriores de un inicio adelantado de las rebajas de invierno.

Por provincias aragonesas, Huesca resulta una vez más la más inflacionista con una tasa anual del 3,6% en diciembre, seguida de Teruel y Zaragoza con un 2,8% en ambos casos.

En el conjunto de la Zona Euro la inflación también aceleró en diciembre, pero de forma mucho más contenida, registrando una tasa anual del 2,2%, tres décimas más que en el mes precedente. Con ello el diferencial desfavorable se ampliaba hasta las siete décimas en Aragón y ocho en España, lo que resulta difícil de justificar teniendo en cuenta además la situación económica y las expectativas a corto plazo en cada caso. El precio del petróleo es el mismo para todos, y aunque no se hubiera producido el aumento del precio del tabaco, la inflación en España se hubiera situado en torno al 2,5% en diciembre, lo que indica que existen en nuestro país factores estructurales que presionan de forma persistente los precios al alza con mayor intensidad que en el promedio de la eurozona. Esta mayor inflación se acaba traduciendo en una pérdida de competitividad exterior, en un momento donde lo que se necesita es precisamente lo contrario.

Para el Banco Central Europeo, las presiones inflacionistas a medio plazo siguen siendo contenidas, por lo que se espera que la evolución de los precios continúe siendo moderada a lo largo de los próximos meses, estando las expectativas de inflación firmemente ancladas en niveles compatibles con el objetivo de mantener la inflación en tasas inferiores, aunque próximas, al 2,0% anual.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone