El Euromillón….?! No , gracias!(Por Luis Esteban )

miércoles, 1 febrero , 2017 | Por | Categoria: Opinión

EL EUROMILLON…? ¡NO GRACIAS!

Este sorteo, un jovenzazo entre los juegos de azar, nace en 2004 y tiene como misión primordial dar una alegría macarena a los europeos. Estos, suficientemente castigados, han perdido la noción de si por fin han dejado atrás la crisis o están adentrándose en la enésima, sin solución de continuidad.

Muy similar a la primitiva, el euro millón está ubicado en París, con lo que la capital gala une el monopolio continental de esta industria, al que venía detentando, de toda la vida, en el suministro y exportación mundial de bebés, vía cigüeña.

El pleno, fijado en 190 millones de euros, es lo suficientemente tentador como para que a 2,5 € la columna, resistir la tentación de acercarse a la administración  de guardia. Con semejante caramelo cómo no hacer una inversión ganadora. Cómo no darle una oportunidad a la suerte…

¿Hay algo más motivante que el mal ejemplo?- Que un ingles (2013) y un portugués (2014) hubieran conseguido sendos plenos, contribuyó a motivar una envidia que no nos atreveríamos a calificar  de “sana” precisamente…

Así que los Iberos, picados en el orgullo patrio, sacaron pecho, calaron boina, sus y a ellos: 137 millones (2014) 121(2011) y 126 (2009)

Poco importa que para llegar al trinque haya que batallar con algo más de 130 millones de combinaciones. La hazaña se presenta altamente dificultosa, pero tal y como están dejando el patio, este detalle carece de importancia.

Con el optimismo por bandera, mi señora, contando con que los hados fueran favorables, comenzó a distribuir el pastón que diligentemente el patronato nos habría ingresado en día de autos…

Tras esa venturosa jornada, nada volvería a ser como antes: liquidación de deudas en lo posible, reformas en el piso, Disneylandia e ingles en Irlanda para los nanos, coche nuevo, obras pías, aguinaldos a padres, hermanos, tíos y sobrinos…

Pero, sorprendidos en nuestra buena fe, en nuestra condición de nuevos ricos, aprovechándose del  deslumbramiento monetario, nos infestó una epidemia de números rojos.

La palabreja nos traía desagradables connotaciones, pero había que “ajustar a la baja”. Costaba creer que con el pastizal que la suerte nos había deparado, por unos insignificantes detalles, no pudiéramos cumplir el objetivo marcado.

De no desistir de nuestros propósitos nos veríamos obligados, no sin sonrojo, a solicitar un crédito. Ya no podríamos negociar con la caja de tú a tú. Ya no podríamos chantajear al comercial ventajas adicionales. Seguiríamos siendo unos pringaos que un día tuvieron delirios de grandeza.

A nuestro pesar nos habríamos convertido en sabroso material de chismorreo local. Una leyenda urbana más.

Mi señora, herida en su amor propio, lamentaba amargamente las pellas de las clases de “economía doméstica “. Había tardado, pero la larga mano de la justicia académica se había tomado cumplida venganza.

Apeados sin piedad de nuestras ilusiones, confesamos humildemente que el euro millón, el codiciado euro millón, el apetecible euro millón, está sobrevalorado. No es para tanto. No es hablar por hablar: quién lo sufrió lo sabe.

P.D. tenemos pruebas

 

Luis J. Esteban Silvestre

 

UNA MARQUESINA IMPERTINENTE

 

 

“La semana que viene nos mudamos de piso”. El sorpresivo anuncio lo acusó la parroquia. La sopa de huevo se quedó fría. La noticia disparó las cabalas: ¿perderíamos amistades?, ¿ya no podríamos pasear hasta menos cinco y a en punto sentados en la mesa?. ¿nos alejábamos de los vivificadores efluvios del Torico?.

Pasábamos de habitar una calle de reconocido pedigrí cierzistico a, como decía el  clásico “una de las arterias del nuevo ensanche”. La ganancia con el cambio era evidente: sol, nueva construcción, calefacción, ascensor y casi, casi, vistas al mar…

Además, domingo si, domingo no, el Teruel  jugaba en Pinilla. Cambiábamos general de pie, por los visillos. Hasta la yaya seguía la trayectoria de los rojillos. En más de una ocasión mantenía acalorados monólogos con el trencilla de turno, empeñado en hacernos la puñeta.

El piso de la Avenida Aragón tenía a un paso el parque, la iglesia, mercadona, el hospital, el hogar del pensionista y en invierno una tentadora churrería. Para ir al centro (“Teruel”, en el argot de los del ensanche), había un flamante autobús, con nombre propio “el pesetero”.

La yaya tenía la costumbre de madrugar. El aseo, la lectura del devocionario, mondar patatas, escoger lentejas y largas estancias en la soleada terraza, completaban su jornada.

A sus pies discurría la vida. Coches con destino a ninguna parte. Ciclistas entrando y saliendo del club. Madres con bebés. Guardanietos llevando el futuro al cole. Carritos petados de compra. Señoras con perros patada. Vecinos “capaceando”. Esperantes de bus….

Durante la comida abundaban noticias, chismes, dimes y diretes. Esta semana, el tema estrella era la parada del bus del grupo ”la paz”. La pobre acera quedaba reducida a un estrecho desfiladero, propio de peli del oeste… Para colmo, su salida natural la cerraba un tándem mortal: papelera más señal de tráfico.

El tema no era nuevo. En el centro social la yaya y su grupo le daban caña entre cinquillo y cinquillo, una tarde sí y otra también. El boca oído, tarde o temprano llegaría a la superioridad.

P.D. El susodicho mobiliario urbano, ¿merecería ser declarado “B.C.I.I.” (bien cultural de interés indígena)? ¿ Debería ser incluida como visita obligada en la ruta del tren turístico?. Si su propuesta fuera  atendida, ¿a qué dedicaría el tiempo libre la partida del cinquillo?,  ¿podría ser el comienzo de obras del nuevo hospital un apropiado sustitutivo a sus desvelos munipalistas?.

 

 

 

Luis J. Esteban Silvestre

 

 

 

 

ESTRÉS EN SANTA CLAUS VILLAGE

En Santa Claus Village (Rovaniemilaponia), que ha hecho del juguete su razón de existir, ni se para, ni se descansa. Tras la campaña del pasado año, la actividad no se ha detenido. Quizás ralentizado, pero nunca paralizado. Sondeos, evaluación de mercados, estudio de nuevos materiales, largas sesiones deliberatorias, charlas con ¿informadores y distribuidores…
La dirección de fábrica, programa otra vez los tres turnos. De lunes a domingo. Veinticuatro horas al día. Los accionistas del monopolio (Noel y Magos S.L.), a pesar de décadas de experiencia, no pueden evitar mostrarse inquietos ante una nueva campaña: ¿Habrán sabido interpretar los gustos de sus jóvenes clientes?, ¿afectará de manera importante la inacabable crisis a las familias?, ¿se incrementará preocupantemente la competencia oriental?.
En el Gabinete de Diseño restan importancia al tema: “Todas las campañas sucede lo mismo. Nervios, estrés, incertidumbre, dudas, para acabar en un final feliz”. Chicos y grandes se muestran satisfechos del paso de los Magos, renovando una ilusión que crece año a año.
Observadores repartidos por todo el orbe, rinden puntual información de los gustos y tendencias del mercado. A ello hay que sumar las sacas que diariamente descarga la Unión Postal y los miles de correos electrónicos recibidos. Con todo y con eso, Albas y Agapito obtienen un completo panorama del mercado sobre el que han de actuar.
Aunque cualquier motivo parece apropiado para que los peques reciban un obsequio (cumples, santos, comuniones, fin de curso, etc.), es el periodo navideño el que lleva la mayor carga de trabajo.
La máquina de hacer juguetes, tiene un componente mágico, pero eso no quita para que los elfos le dediquen muchas horas a su mantenimiento y puesta a punto. La suscripción a revistas especializadas les facilitan estar al día de las novedades técnicas del momento.
El chef Basileus, dos estrellas Michelín, cuando dirigía “El Ganso Azul”, recomienda para hoy gachas de avena con tropezones, ternasco de Aragonia y bayas del bosque. Todo ello regado con hidromiel.
En el Gabinete veterinario descansa gran parte del éxito de la noche. Repartido entre Rovaniemi y Tarsis, tras el largo período entre campaña y campaña, renos y camellos comienzan a ejercitarse para recuperar tono y forma.
Una dieta equilibrada a base de dos clases de alfalfa, algarrobas, mijo y trigo, darán fuerzas a los animales para afrontar con éxito las duras y exigentes jornadas. Ejercicios de esfuerzo, resistencia y carrera continua, les harán fortalecer músculo.
El arrastre del trineo mágico, superado el test de fatiga y la I.T.V., exige potencia, no exenta de suave y precisa navegación nocturna. Wunar, su diseñador, sigue confiando en su mapa estelar, pese a contar con un GPS de última generación.
Un tema que desde hace años preocupa a Santa y los Reyes es el día de entrega de regalos. Si se hace en Nochebuena, los niños tienen todas las fiestas para disfrutarlos.
Si por el contrario es en la noche del cinco de Enero, la inminente reanudación del curso escolar, crea alguna frustración…
Shinn y sus asesores siguen trabajando en busca de una solución apropiada.

Luis J. Esteban

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone