La Audiencia Provincial condena a varios traficantes en dos sentencias

jueves, 22 mayo , 2014 | Por | Categoria: Actualidad Local

Audiencia-Provincial-Teruel-lesiones-mutilacion_TINIMA20111109_0582_5

Hemos recibido comunicación del gabinete de prensa del TSJA sobre las sentencias emitidas en dos casos de tráfico de droga.

 

En la primera, la audiencia provincial de Teruel condenamos a FRANCISCO JAVIER P. L., como autor

de un delito contra la salud pública previsto y penado en artículo 368 inciso primero(sustancias que causan grave daño a la salud) y párrafo segundo del Código Penal, con la concurrencia de la circunstancia atenuante analógica de drogadicción del artículo 21.7 en relación con el artículo 21.2 y 20.2 del Código Penal, a la pena de dos años de prisión y multa de 2.000 €, con quince días de arresto sustitutorio en caso de impago, accesoria de inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y al pago de las costas procesales.

Los hechos por los que se juzgaba , eran los siguientes :Sobre las 1,35 horas del día 15 de diciembre de 2013 los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía EN la carretera de Alcañiz de Teruel, a requerimiento de un cliente de UN local que había observado al acusado Francisco Javier P. L. realizar un pase de droga a otra persona no identificada. Personados en el lugar, los agentes citados requirieron al acusado para que saliera del establecimiento y una vez en la vía pública, procedieron a efectuarle un cacheo superficial interviniéndole una bolsa de plástico conteniendo en su interior un total de 13,89 grs. de cocaína con una riqueza media del 8,96%, así como un billete de 50 € y dos billetes más de 10 y 20 € respectivamente.

Tras la detención del acusado, que en presencia de su Letrado autorizó una entrada y registro en la habitación que ocupa en su domicilio de Teruel, efectivos policiales le intervinieron en el primer cajón de la mesilla un frasco de cristal transparente con polvos en su interior, en el tercer cajón de la mesilla, un sobre con 250 € distribuidos en tres billetes de 50 €, cuatro de 20 € y dos de 10 €, una hoja con nombres y anotaciones de cantidades por las dos caras, y un estuche conteniendo granos de arroz, habitualmente utilizado para quitar humedad a la droga.

La sustancia estupefaciente intervenida al acusado en el momento de su detención, que habría alcanzado en el mercado ilícito un valor aproximado de 814 €, estaba destinada a su venta a terceras personas.

En el momento de los hechos descritos el acusado era consumidor habitual de cocaína, teniendo por tal motivo sus facultades intelectivas y volitivas ligeramente alteradas, y destinando parte de las ganancias obtenidas con la venta de cocaína a terceros consumidores a sufragar su propio consumo.

 

En la segunda sentencia, la misma Audiencia condena a ALFONSO ENRIQUE B. P. como autor

responsable de un delito contra la salud pública, a la pena de prisión de un año y seis meses, multa de 8.700 € (ocho mil setecientos euros), con un mes de arresto sustitutorio en caso de impago, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, y al pago de una cuarta parte de las costas procesales causadas.

Debemos condenar y condenamos DIEGO BALMORE P. L. como autor responsable de un delito contra la salud pública a la pena de prisión de un año y seis meses, multa de 8.700 € (ocho mil setecientos euros), con un mes de arresto sustitutorio en caso de impago inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, y al pago de una cuarta parte de las costas procesales causadas.

Debemos condenar y condenamos JACKSON ELÍAS Á. P. como autor responsable de un delito contra la salud pública, en grado de tentativa, a la pena de prisión de un año, multa de 8.700 € (ocho mil setecientos euros), con un mes de arresto sustitutorio en caso de impago, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, y al pago de una cuarta parte de las costas procesales causadas.

Debemos absolver y absolvemos a FABIO ANDRÉS C. D. del delito de tráfico de drogas por el que es acusado, con declaración de oficio de un cuarto de las costas causadas en el procedimiento. En esta última sentencia, los hechos probados son que en el mes de noviembre de 2012 fue detectado en el aeropuerto londinense de Heathrow un paquete remitido desde Bogotá (Colombia) en el que figuraba como destinataria doña Mercedes G. A. y como domicilio de entrega Teruel. El contenido de dicho paquete era cocaína en un peso de 292,35 grs. netos con una riqueza del 74,55%. Las señas del destinatario del paquete eran falsas, y quien realmente debía recoger dicho paquete era Alfonso Enrique B. P. quien, con la finalidad de controlarlo una vez llegara a Teruel y evitar cualquier riesgo, se puso en contacto con el también acusado Diego Balmore P. L. para que éste, trabajador de la empresa de mensajería DHL a través de la cual se remitía el paquete, vigilara el envío en las instalaciones de dicha mercantil y pusiera en conocimiento de Alfonso Enrique B. P. cualquier incidencia que le resultara sospechosa. Éste, que tenía conocimiento de que el paquete contenía droga, aceptó el encargo por una recompensa de 1.000 € que no llegó a cobrar. Así mismo, Alfonso Enrique B. P. ofreció 200 € a un amigo suyo, eltambién acusado Jackson Elías Á. P. del que conocía su precaria situación económica, para que respondiera a la llamada que la mensajería haría –para acordar la entrega- al número de teléfono que figuraba en el paquete, para lo cual el Sr. B. P. entregó a Jackson Elías Á. P. una Blackberry que respondía al número ya indicado. La entrega de la BlackBerry se la hizo con varias semanas de antelación a la fecha en que se esperaba la llegada del paquete a esta ciudad.

A las 16,15 horas del día 13 de noviembre de 2012 Jackson Elías Á. P. recibió en la BlackBerry la llamada esperada correspondiente a la sucursal que la empresa de transportes DHL tiene en esta capital, y en ella Jackson Elías Á. P. se hizo pasar por el marido de Mercedes G. (de la que ignoraba dato alguno) y dio largas a la recogida del paquete manifestando, sin ser cierto, que se hallaba en Valencia y que acudiría él mismo a recogerlo. En breve, el acusado Jackson Elías Á. P. se puso en contacto telefónico con Alfonso Enrique B. P. para manifestarle que ya había recibido la llamada en la que le comunicaban que el paquete se hallaba en las instalaciones de DHL, y veintitrés minutos después, concretamente a las 16,42 horas del mismo día 13 de noviembre de 2012, Alfonso Enrique B. P. llamó a Diego Balmore P. L., usuario del teléfono, para que éste le informara si había observado algo extraño en las instalaciones de la empresa, devolviendo la llamada Diego Balmore P. L. a Alfonso Enrique B. P. a las 17,32 horas.

Como en el aeropuerto londinense se había detectado que el contenido del paquete era cocaína, la Policía había dispuesto con autorización judicial la entrega vigilada del mismo, haciéndose pasar un funcionario de Policía por trabajador de la empresa con el consentimiento de los responsables de dicha mercantil. A Diego Balmore P. L. le había resultado sospechosa dicha incorporación y así lo comunicó a Alfonso Enrique B. P., por lo que éste no acudió a recogerlo.

La droga contenida en el paquete hubiera alcanzado en el mercado ilícito el valor de 17.500 €. En la entrada y registro acordada por auto de 11 de marzo de 2013 del Juzgado de Instrucción nº 1 de Teruel en el domicilio de Alfonso Enrique Berrio Pérez fueronhallados, entre otros efectos, una báscula de precisión de la marca “Diamond model”guardada en una caja rojo y rollo de alambre verde.

No consta la participación en estos hechos de Fabio Andrés C. D

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone

Local DOMAR CD TERUEL JULIO 2013// ECOE ACEST NAVIDAD //ECOEMBES OCT2017