La directora del Colegio La Inmaculada de Alcañiz deja el centro tras 15 años al frente del mismo

lunes, 26 julio , 2010 | Por | Categoria: Sin categoría

La hermana Enriqueta, a las puertas del colegio que ha dirigido los últimos 15 años

Se va con un recuerdo inmejorable de los alcañizanos y bajoaragoneses

La jornada de este lunes, 26 de julio, ha sido muy especial para Enriqueta Alberola, hermana de la Caridad de Santa Ana, que después de ejercer como directora del Colegio La Inmaculada de Alcañiz durante 15 años se traslada a otro centro de la localidad valenciana de Algemesí. Tras la misa en honor a Santa Ana, patrona de la congregación religiosa, celebrada a las nueve y media de la mañana, se ha ofrecido un almuerzo a todos los asistentes a la celebración religiosa, ocasión que han aprovechado para despedirse de Enriqueta en la última jornada que pasaba en Alcañiz, ya que el martes a primera hora salía hacia tierras valencianas. Entre besos y abrazos, fotografías y recibiendo algunos regalos, la hermana Enriqueta pasaba la mañana, ultimando los detalles para que su sustituta, la hermana Paquita Martínez, lo encuentre todo preparado para el comienzo del próximo curso.

“Me llevo muchas cosas buenas de Alcañiz. Han sido unos años muy importantes tanto en mi vida profesional como en la personal. Esta ciudad me acogió maravillosamente en septiembre de 1995, cuando llegó esta valenciana que no sabía ni donde estaba Alcañiz. La gente de aquí me ha facilitado mucho las cosas, he trabajado con muy buenos profesionales como profesores, y son ya 15 generaciones de alumnos en el recuerdo, muchos de ellos ya han terminado sus carreras, se han casado, han tenido hijos que traen al colegio,…”, afirmaba emocionada en su despedida.

Enriqueta recibiendo un regalo en el almuerzo que se ha ofrecido tras la misa de Santa Ana

La religiosa se mostraba agradecida a todos por estos años: “Aragón me ha proporcionado muy buenas experiencias. Cuando vine aquí me dijeron que los aragoneses eran como las nueces con su envoltura verde: la primera capa es amarga, la segunda, dura, y la tercera, deliciosa, y así ha sido”.

Las Hermanas de la Caridad de Santa Ana, dedicadas especialmente a la educación y a la sanidad, tienen también como rasgo característico la hospitalidad. “Me voy porque así me lo han ordenado mis superiores, a seguir desempeñando estas labores en otro centro educativo. Me voy enriquecida, ‘enricrecida’ y ‘enriquerida’ de estas tierras del Bajo Aragón”, añadía haciendo un juego de palabras con la primera parte de su nombre.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone