La Fundación Rey Ardid abre una moderna residencia de mayores en la Carretera de Alcañiz

jueves, 25 abril , 2019 | Por | Categoria: Actualidad Local

Vista de una de las habitaciones dobles de la Residencia

La nueva Residencia Rey Ardid Ibercaja Teruel ha abierto hoy sus puertas con 61 usuarios ya instalados y prevé una ocupación del 85% en los próximos meses. Este centro, propiedad de la Fundación Rey Ardid, ha contado con una inversión de 7.730.107,18 euros para su construcción y equipamiento, y conlleva la creación de 25 nuevos puestos de trabajo, que se suman a los 30 ya existentes en el anterior centro y que se trasladan a la que será residencia de referencia en la provincia.El próximo domingo les ofreceremos un amplio reportaje sobre esta residencia y sus instalaciones

Con 129 plazas de residencia y 30 de centro de día, el centro incorpora instalaciones y equipamiento innovadoras, totalmente accesibles, funcionales y sostenibles, orientadas a la aplicación de nuevas metodologías de técnicas terapéuticas especializadas en Alzheimer y otras demencias.

Tal y como ha explicado Alfonso Vicente, presidente de la Fundación Rey Ardid, en la visita que ha tenido lugar esta mañana, “esta nueva residencia responde a la demanda social creciente de un servicio de calidad de plazas residenciales para personas dependientes en la ciudad de Teruel y en especial con problemas de Alzheimer”. Vicente, asimismo, ha destacado “que esta residencia se ha convertido en la más innovadora de cuantas hay en Aragón destacando el jardín terapéutico, único en la Comunidad Autónoma”.  Vicente, además, ha agradecido la colaboración siempre estrecha con la Fundación Ibercaja.

Por su parte, la alcaldesa de Teruel, Emma Buj ha puesto en valor la ilusión y el trabajo realizado de un proyecto que hoy “por fin ha visto la luz y que va a suponer un impulso a la ciudad y, en especial, al barrio de San León, cuyos residentes podrán próximamente disfrutar de los servicios de comedor, peluquería y podología”.

La Consejera de Ciudadanía, Mariví Broto ha puesto de ejemplo la nueva residencia como “uno de los principales objetivos de las políticas sociales: conseguir que las personas mejoren la calidad de vida al final de su etapa vital con los mejores profesionales, las mejores instalaciones y los últimos avances tecnológicos”, ha destacado Broto.

Además de la unidad para personas mayores asistidas, centro de día, unidad de rehabilitación y fisioterapia, de terapia ocupacional y otras destinadas a los servicios básicos –comedor, servicios higiénicos, tanatorio, almacenes, lavandería, zona de estar, etc.– la residencia dispone de unidades autónomas para personas con necesidades especiales –demencias o Alzheimer–.

Estas unidades de convivencia son espacios preparados para la convivencia de entre 10 y 20 usuarios con distintos grados de dependencia, de manera que los profesionales pueden atenderles de forma individualizada y personalizada. Cada unidad dispone de comedor, sala de estar, baño y zona de office con nevera y microondas. Esta nueva metodología proviene de países nórdicos como Suecia, donde llevan a cabo un modelo asistencial basado principalmente en la atención a los usuarios al estilo homelike cuyo objetivo es “sentirse como en casa”. Así, este sistema de unidades de convivencia permite, además de fomentar la autonomía de los usuarios, favorecer su intimidad y crear una sensación de hogar.

Desde el punto de vista sanitario, estas estancias permiten al profesional ofrecer una atención especializada y específica para cada usuario en base a sus patologías y características, reportando beneficios para él y su familia a través de la cercanía y comprensión de las enfermedades por parte de los familiares, la posibilidad de dar continuidad a la “historia y plan de vida del usuario”, especialización de los trabajadores, estancias ergonómicas y desarrollo de nuevas tecnologías que facilitan la labor del personal del centro.

Especialización en Alzheimer y demencias

Con motivo del aumento de personas mayores diagnosticadas de Alzheimer y demencias durante los últimos años, la Fundación Rey Ardid ha apostado por la especialización tanto de su equipo profesional, como de sus terapias e instalaciones.

 

Por eso la Unidad Específica de Alzheimer de este nuevo centro turolense se ha creado con la intención de proporcionar un medio ambiente terapéutico, mejorar la autoestima, el funcionamiento sensorial y la autonomía de los residentes en sus actividades diarias; aumentar su funcionamiento cognitivo y orientación mediante la estimulación de la memoria e incrementar la interacción social.

 

Así, esta Unidad cuenta con un equipamiento especial ubicado en la primera planta que se basa en la seguridad, la accesibilidad y la personalización, con el objetivo de mantener la identidad y el bienestar de los usuarios. Estos espacios son alegres, luminosos y hogareños, recreando un entorno familiar que estimula a los residentes. Las habitaciones se abren a espacios comunes, combinando así la privacidad y la integración con los otros usuarios.

 

 

 

Jardín Terapéutico Palmlöf

La otra parte esencial de este equipamiento la conforma el Jardín Terapéutico Palmlöf, en la zona exterior, formado por 4 módulos –Minnenas Lund, Sinneans Gård, Loop, Trädet– orientados a desarrollar diferentes capacidades cognitivas –reminiscencia, estímulos sensoriales, orientación y horticultura–, y al que se puede acceder directamente desde las habitaciones de la Unidad de Alzheimer y demencias.

 

Plan de atención a personas dependientes

La nueva Residencia Rey Ardid Ibercaja Teruel centra su labor en un plan de atención que busca la excelencia en cada una de sus áreas, desde el procedimiento de ingreso y acogida, hasta el alta y finalización de servicio, pasando por la atención y los cuidados personales y la gestión residencial.

Estos criterios de calidad se basan en los indicados por la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, de los que la entidad aragonesa asume 100 recomendaciones básicas para aplicar en todos sus centros.

Con un equipo de 65 profesionales, los principios de actuación se basan en el reconocimiento de la dignidad de la persona, buscando el máximo beneficio terapéutico y la mayor independencia y autonomía posibles. En cuanto a la gestión del centro se busca la adecuación a las necesidades de las personas atendidas, la normalización

Envejecimiento activo para todos

Además, desde la Residencia Rey Ardid Ibercaja Teruel se pone en marcha un plan de envejecimiento activo para todos los usuarios de la residencia abierto también al resto de personas mayores del municipio de Teruel. Mediante el envejecimiento activo se pretende que las personas mayores disfruten y prolonguen su bienestar físico, social y psíquico para extender su esperanza de vida con la mejor calidad posible.

 

Experiencia en la atención a mayores

La Fundación Rey Ardid cuenta con una amplia trayectoria en la atención a personas mayores. Desde 1998 es una de las principales áreas de actuación de la entidad, que ofrece una atención integral e individualizada a los usuarios, basada en el modelo de atención centrada en la persona. Este modelo tiene el objetivo de procurarles el mejor cuidado y calidad de vida, fomentando su autonomía y manteniendo una especial relación con familias y cuidadores, a los que se dirigen diferentes programas de atención y formación.

 

Y es que dado el crecimiento de la población envejecida y el aumento de enfermedades neurológicas como el Alzheimer y otras demencias, ha llevado a la entidad a enfocar tanto sus recursos e infraestructuras como la formación de sus profesionales a una gran especialización en la atención de estas enfermedades.

 

Actualmente, el área de mayores de la Fundación Rey Ardid comprende la gestión de 16 residencias de mayores en Aragón y La Rioja, de las cuales 9 tienen servicio de centro de día, y 2 centros de día. Son 620 los profesionales que desempeñan su labor en residencias y centros de día y 1707 personas atendidas. A esto se suman los servicios de ayuda a domicilio con 319 usuarios atendidos y más de 6.600 horas de atención.