La hora de la verdad ( por Lucia Gómez)

sábado, 22 mayo , 2010 | Por | Categoria: Opinión

La actualidad manda y nos devora, añadiría. Pasa por encima de la felicidad de los rojiblancos, cules o sevillistas. Por encima de Camps, sus trajes y la trama Gurtel; por encima de la suspensión del juez Garzón por el Consejo General del Poder Judicial. Pasa, incluso, por encima de las últimas muertes de mujeres asesinadas vilmente por sus maridos o por encima de las palabras del Papa Benedicto XVI, en Fátima, en las que pide a los curas que “presten una particular atención ante un debilitamiento de los ideales sacerdotales” y la firmeza de su condena de los “pecados de la Iglesia”. La actualidad manda y la actualidad está en la gravísima situación financiera que atraviesa Europa. Nadie sabe a ciencia cierta que puede ocurrir. El presidente del Banco Europeo manifestaba recientemente, con inquietud, que desde la 1ª Guerra Mundial, esta es la coyuntura económica más grave a la que nos enfrentamos. Como respuesta inmediata, todos los Gobiernos Europeos han anunciado sus planes de ajuste y el Gobierno de España también.

El duro ajuste anunciado por el Presidente Zapatero y concretado en un larguísimo Consejo de Ministros el pasado jueves, supone el mayor recorte social de la historia reciente. El Gobierno ha plasmado en un decreto – ley un plan de recorte del déficit que se sustenta en la reducción del gasto público: ahorro en salarios de los empleados públicos en 2010 y 2011, en ayudas a la dependencia, en jubilaciones, en eliminación del cheque bebe. Recortes en ayuda al desarrollo y en inversiones en infraestructuras, así como en las aportaciones a las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos. Son “medidas extraordinarias de interés nacional”; medidas dolorosas para frenar el déficit del Estado. La causa está en la caida de ingresos, en el aumento de gastos, en la recesión…Yo desconozco sí a la mayoría de los españoles a estas alturas les interesa o no dónde está la culpa de la crisis; pero lo cierto es que el 76% de los encuestados en el Barómetro de marzo del CIS, calificaban la situación económica general de España como mala y muy mala; y a la pregunta de si creían que dentro de un año la situación del país sería mejor, igual o peor, el 70% se repartía entre igual o peor. Quiero decir, que a juicio de los españoles se necesitaba una respuesta.

Esta es la respuesta del Gobierno, puede calificarse como la correcta o no, pero el ajuste hecho público responde a la responsabilidad contraida por el Gobierno y su Presidente en la gestión de la crisis, aunque las medidas, en un primer momento, puedan disparar la ventaja electoral del PP sobre el PSOE. Sería un ensimismamiento político imperdonable, analizar esta situación grave para nuestro Pais y sus ciudadanos en términos de crédito político.Imperdonable.

Ahora bien, expresado todo esto, me encuentro entre los que consideran que la carga debe repartirse todavía más; que son necesarias medidas finales que reequilibren el peso del ajuste; que los más ricos deben hacer un sacrificio mayor. Franceses e Ingleses han planteado impuestos sobre las rentas altas y el capital para sujetar las pensiones. ¿Y en España? Tengo plena confianza en el Presidente Zapatero. Debo tenerla. Los españoles debemos percibir que las medidas a tomar no sólo son solidarias, sino también equitativas. Es un principio de equidad y también diría de credibilidad para este Gobierno.

¿Y la oposición? El PP parece haber descubierto ahora la política social en este todo vale; pero el desafío en el que se juega su liderazgo y también su credibilidad como alternativa está encima de la mesa. No vale con la confrontación burda, ni con aprovechar la ocasión para traducir la crisis económica en crisis política. Se requiere del apoyo aunque sea con reservas porque no solo está en juego nuestra prosperidad como Pais, sino también esa imagen dentro de Europa que tanto nos ha costado conseguir.

Momentos difíciles y momentos en los que los ciudadanos nos piden, más que nunca, a la clase política estar a la altura. !Ojalá lo estemos unos y otros!.

Lucia Gomez

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone