La Minsitra Ribera en Zaragoza para contar la «Transición Justa » a las comarcas mineras turolenses

lunes, 21 octubre , 2019 | Por | Categoria: Actualidad Provincial

La ministra para la Transición Energética en funciones, Teresa Ribera, ha dedicado hoy su agenda a Aragón, donde primero ha recibido información y propuestas para desarrollar la Agenda 2030 en Aragón y, posteriormente, ha compartido con los agentes sociales de las cuencas mineras el estado de los trabajos que emprende su ministerio para afrontar la transición energética, tras el anuncio del cierre de la central de Andorra.

Ribera, que hoy ha presidido la primera reunión de trabajo sobre actuaciones y el calendario de desarrollo del convenio de Transición Justa que se pondrá en marcha en la comunidad autónoma, concretamente en la comarca de Andorra-Sierra de Arcos y Bajo Aragón, ha concretado que estará listo entre mayo y septiembre de 2020. Incluirá el listado de proyectos generadores de empleo y actividad económica seleccionados tras un proceso participativo, así como la financiación asignada para apoyar su puesta en marcha.

Los convenios de Transición Justa se acompañan de una batería de medidas transversales. Entre ellas, la normativa que permitirá mantener dos importantes activos en el territorio: el acceso a la red eléctrica, para proyectos renovables que primen la creación de puestos de trabajo; y el recurso hídrico vinculado a las centrales que pueda aprovecharse en nuevos emprendimientos.

A través de los convenios, se movilizarán los recursos que la Administración General del Estado está asignando a la Transición Justa en España y que, por el momento, a través de las diferentes actuaciones emprendidas y en planificación, suponen fondos propios de cerca de 600 millones de euros.

Convenio de transición justa en Andorra

Las primeras fases de su elaboración ya están en marcha: un diagnóstico y análisis socioeconómico y de infraestructuras de la zona geográfica, y un estudio de las iniciativas empresariales e industriales con mayor potencial de generación de empleo y de nuevo desarrollo económico en la zona. El resultado final será un conjunto de proyectos y actuaciones a apoyar en los territorios para mantener el empleo y evitar la despoblación.

Los convenios de Transición Justa en las zonas de transición vendrán acompañados por una serie de medidas transversales para optimizar que el uso eficiente y sostenible los recursos asociados al territorio y atraer inversiones, apostando prioritariamente por aquellos sectores que también presenten mejores resultados de sostenibilidad, tanto ambiental, económica y social.

La primera de ellas consiste en una propuesta normativa que mantendrá dos activos en la zona: evacuación de energía y recursos hídricos. El Gobierno desarrolla una norma que permitirá la sustitución de potencia térmica de carbón por energías renovables en el mismo punto, primando los mejores resultados en términos de empleo y generación de actividad en el territorio; y trabaja en otra modificación legal para que el uso del agua que realizan las centrales se quede en los municipios para que sea aprovechada de forma sostenible en nuevas actividades económicas.

Entre otras cuestiones, en el encuentro, el MITECO ha informado de la marcha de los convenios con administraciones locales del Marco 2018 -2030. En Aragón, se han gestionado hasta el momento 25 convenios para proyectos de ayuntamientos que suman un total de 12,1 millones de euros aportados por el Ministerio, que también está tramitando las ayudas para las labores de restauración de las minas de Teruel, estimadas en unos 15 millones de euros. Asimismo, se está desarrollando el plan de formación y recualificación de trabajadores excedentes mineros realizado conjuntamente con el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, y las convocatorias de ayuda a proyectos empresariales del IRMC.

El IDAE, por su parte, está recuperando su papel como agente inversor participando o aportando capital a proyectos innovadores que favorezcan la transición energética y la identificación de proyectos singulares, y trabajará en las zonas en transición en la búsqueda de proyectos susceptibles de apoyo.

Además, se está ultimando una nueva línea de ayudas, con una dotación de hasta 50 millones de euros dirigida a municipios donde se produzcan cierres de centrales térmicas.