La “Part -/ida” de Diego (Por Lola Blasco,Presidenta de la Asociación de Mujeres Empresarias.)

sábado, 30 septiembre , 2017 | Por | Categoria: Opinión

“El deber más santo de los que sobreviven es honrar la memoria de los desaparecidos”.

Alfonso Reyes Ochoa

 

Mi querido Diego:

 

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid y la coyuntura de que tu part-/ida coincide, prácticamente, desde los inicios, con el proceso soberanista de Cataluña, se me ha ocurrido que, tal vez, sería un momento idóneo para que los turolenses celebrásemos un “referéndum” similar y votásemos si queremos una part-/ida “independiente” o “unida” al resto de los actos que se celebran en febrero. ¿Qué te parece?

 

Ya sabes que, aunque no soy natural de Castrillo de Duero, sigo empecinada, desde tu primera “part-/ida”, en demostrar que tu “independencia” del resto de los actos de las Bodas es totalmente contraproducente, no sólo por la escasa o nula repercusión y  transcendencia que tienen sus actos en la ciudad, sino porque el derroche innecesario de dinero público que conllevan podría utilizarse para arreglar las aceras que están levantando las raíces de los árboles, acondicionar la Escalinata, limpiar el pasadizo de escaleras que unen el Óvalo con el Ambulatorio…. o, por poner un ejemplo descabellado, para llenar la ciudad con plantas aromáticas que palien, en cierta medida, esos efluvios a exasperación o impotencia que rezumamos los turolenses cuando se nos encauza, paulatina y ladinamente, al desamparo, al abandono, al destierro y/o al exilio.

 

¿Qué si voy de agorera? ¡Qué va! Para nada. Como suele decirse…. ¡A las pruebas me remito! Basta “echar una miradica” a los “progresos” meteóricos que han hecho contigo este año para sacar la conclusión de que los papeles de traidores y/o retrasados (por no decir imbéciles) se han repartido indiscriminadamente entre las huestes y entre el pueblo. ¿Qué no te lo crees? Pues juzga tú mismo.

 

Hasta enero de 2017 eras pobre y, como mucho, tonto (si nos atenemos al dicho popular), pero, a partir del 8 de febrero, gracias a la ópera de Javier Navarrete, eres, además, un fracasado y un leproso; y, desde el 16 de febrero, por obra y gracia de nuestra AMANTÍSima Raquel Esteban, también eres un pendenciero y un delincuente. ¡Menuda “catarsis”, chaval!

 

¡Y menudos MasterChefs! Hemos tenido que esperar 800 años para ver cómo, con un par de cubitos de concentrado, en vez de “enriquecerte”, te “han puesto a caldo” o, lo que es peor, te han echado a perder. ¡Caray con la cocina de autor! En un plis plas, con un par de “sartenazos”, y como el que no quiere la cosa, has pasado de ser un héroe a ser un villano. Y, al paso que vamos, te falta un “hervor” para convertirte, como diría mi abuela, en un dechado de virtudes, porque, si el tiempo no lo impide o las autoridades competentes no lo remedian, “en nombre del rigor histórico”, no tardarán en tildarte de borracho, mujeriego, jugador y fulero que, para bien o para mal, son términos que les han “endilgado” arbitrariamente a todos los combatientes de todas las épocas. ¿O, acaso, me equivoco? Me temo que no.

 

Tampoco espero equivocarme al acogerme al beneficio de la duda, por lo que, en lugar de cuestionarme directamente el grado de “turbiedad” de los valores éticos de algunos turolenses, me decantaré por la opción de que el vino y/o el éxtasis conmemorativo del 800 centenario de Los Amantes les han perturbado temporalmente sus neuronas.

 

No sé lo que opinará, al respecto, el resto de ciudadanos, pero, afortunadamente para ti, yo me mantengo impertérrita. Me opongo, taxativamente, a que, en este simulacro de parodia, tú, mi aguerrido guerrero, acabes convirtiéndote en un bufón de la Corte o en el hazmerreír de la Villa. Me opongo a denigrarte al nivel de  “mindundi”. Y me opongo, especialmente, a creer que pudieras ser tan patético, ridículo, idiota y absurdo como para volver “al galope” para presentarte delante de Isabel, y de todo Teruel, como un fracasado, un pobre y un leproso. ¡Faltaría más! Aunque sólo fuera por principios, por honor, por pundonor, por orgullo o por amor propio, tengo clarísimo que jamás habrías vuelto en esas condiciones. Es más, si te soy sincera, ni siquiera imagino que la mera idea de regresar rondara por tu cabeza, porque, con el mero hecho de pensarlo, se te habría caído, con lepra o sin lepra, la cara de vergüenza.

 

No seré yo quien te haga objeto ni de burla ni de escarnio. Independientemente de cómo fueras o volvieras de la guerra, entiendo que, como turolense, la mínima muestra de afecto y admiración que puedo brindarte es el respeto hacia tu memoria. ¡Y así lo hago!

 

Mañana partirás como marchaste ayer, quizás, como te fuiste siempre: con el redoble hueco de tus pasos en el reflejo sombrío de tu suerte. Aquí te aguardarán, a tu regreso, el amargo dolor de la presencia ausente y la promesa eterna de lo vivo, fundiéndose, en un beso, con la muerte.

 

 

Con todo mi cariño

 

Lola Blasco Royo

Presidenta de la Asociación de Mujeres Empresarias.

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone