Las Hermanas de San Vicente de Paul emocionan a los valderrobrenses con su pregón de fiestas

domingo, 15 agosto , 2010 | Por | Categoria: Sin categoría

Las Hermanas de San Vicente de Paul de Valderrobres con la Reina y Damas de las Fiestas

Varias generaciones de vecinos pasaron por su parvulario

Las Hermanas de San Vicente de Paul pronunciaron ayer un emotivo pregón en el acto de coronación de la Reina y Damas de Fiestas de Valderrobres. En el acto, celebrado en la monumental Plaza de España de la localidad en una tarde-noche con un tiempo inmejorable, intervino en primer lugar el alcalde, Carlos Boné, quien agradeció a las monjas su labor y dedicación durante tantos años “tanto a la gente como al pueblo de Valderrobres”, especialmente educando a los niños en sus años previos a la escolarización. A continuación, la reina saliente, Gema Segurana, se dirigió a sus convecinos recordando este año inolvidable, mientras que la reina entrante, María Arrufat, mostró su orgullo como valderrobrense y su ilusión por representar este año a la juventud de su pueblo. Toda esta primera parte del acto se desarrolló en un ambiente festivo y bullicioso, con los quintos animando desde el público. Cuando llegó el turno de las hermanas, el ambiente se relajó y todos escucharon con cariño y respeto la intervención de Sor Jerusalén, quien elogió las virtudes de las gentes de Valderrobres y se mostró muy contenta de haber intentado educar a los niños en valores “para que llegaran a ser buenas personas”. “Como Hijas de la Caridad, nuestra misión es ayudar a los demás, y aquí en Valderrobres nos hemos sentido siempre muy bien acogidas”, señalaba, recordando con especial emoción cómo se volcó el pueblo con ellas con motivo de la riada del Matarraña en el año 2000, cuando el edificio que ocupan quedó notablemente afectado y tuvieron que ser desalojadas hasta que se realizaron las obras y pasó el peligro. “Unos vecinos nos acogieron en su casa, y en la recolecta que se hizo para reparar el edificio, todo el pueblo colaboró”, decía visiblemente agradecida. Para finalizar, fue Sor Mª Carmen quien, con sus noventa años, hizo las delicias de los asistentes: “llevo cincuenta años en este pueblo, y os quiero mucho a todos”, decía entre los aplausos del público. A los gritos de los quintos de “que bote, que bote”, la hermana contestó que si tuviera su edad, botaría tanto o más que ellos, pero que con noventa años, no podía. Las hermanas recibieron un cuadro con el escudo de Valderrobres y un ramo de flores cada una de manos del alcalde y luego participaron en el vino español que se sirvió en el salón de plenos del Ayuntamiento, al que se unieron sus otras dos compañeras. Desde hace seis años, momento en que dejaron de cuidar a los niños hasta los tres años, las cuatro hermanas que quedan en Valderrobres ya sólo se dedican a labores pastorales, según sus propias palabras.

Las fiestas de Valderrobres continúan durante toda la próxima semana.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone