Los paleontologos de Dinopolis hacen importantes descubrimientos en San Just

lunes, 6 junio , 2011 | Por | Categoria: ACTUALIDAD PROVINCIAL

Imagen del Galloromma turolensis descubierto en San Just

El ejemplar descrito, junto a otros del ámbar de Álava y del ámbar de El Soplao, pertenece a un raro grupo de minúsculas avispas denominadas mimarommatoideas. Son tan pequeñas que apenas pueden distinguirse como insectos a simple vista, y la longitud del cuerpo del ejemplar de San Just es sólo de alrededor de medio milímetro. Este tamaño hace que sólo se conozcan fósiles de mimarommatoideos en ámbar, único medio que puede preservarlos a lo largo de millones de años y con el detalle suficiente para permitir su estudio.

Las avispillas del grupo, tanto las actuales como los fósiles, tienen alas con pelos muy largos en el margen. Sin embargo, el ejemplar de San Just, y otro hallado en el ámbar de Álava, poseen estos pelos cortos, entre otras características particulares. Por esta razón, se ha tenido que describir una nueva familia de insectos para estos dos ejemplares tan raros, la familia Alavarommatidae. Por tanto, también se ha descrito un nuevo género y especie. El nombre dado a la especie es Alavaromma orchamum.

Cabe destacar que el establecimiento de una nueva familia en taxonomía -es la práctica y la ciencia de la clasificación de los seres vivos, actuales y fósiles, en grupos jerárquicos mediante el estudio de la morfología y sus relaciones-, sólo la familia Formicidae comprende aproximadamente 9.500 especies descritas de hormigas en los ecosistemas actuales, sin contar las hormigas fósiles. La nueva familia Alavarommatidae estaría en las antípodas, ya que sólo comprende una especie, de la que sólo se conocen dos ejemplares fósiles, y por lo tanto se trata de una familia extinta, que existió hace 110 millones de años, pero se desconoce cuantos millones de años duró en el planeta antes de su extinción, dado lo escaso del registro fósil de este grupo.

Estos fósiles tan peculiares y escasos indican la separación en dos superfamilias, por encima del nivel de familia, de ciertas avispas no puede sostenerse y deberán eliminarse, ya que ahora no pueden establecerse con claridad sus límites y diferencias: son las superfamilias Mymarommatoidea y Serphitoidea.

El ejemplar de San Just nos indica de que se está muy lejos de conocer los principales grupos de animales que han existido en el pasado y que, por tanto, se debe hacer un mayor esfuerzo para estudiar los organismos presentes en ámbar, ya que debido a la naturaleza de su conservación son clave en muchos casos para conocer las relaciones evolutivas entre grupos que existen en los ecosistemas actuales y que divergieron hace mucho tiempo.

Dicho insecto se encuentra depositado en la colección de la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel- Dinópolis y el de Álava en el Museo de Ciencias Naturales de Álava. El otro ejemplar hallado en San Just perteneciente al mismo grupo, pero de la extinta familia Gallorommatidae que fue establecida hace pocos años, se ha descrito como nueva especie y ha sido dedicada a la provincia de Teruel: Galloromma turolensis. (De este ejemplar se adjunta una fotografía).

El estudio ha sido realizado por investigadores de la Universidad de Barcelona, del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) y de la Universidad de Kansas. En lo que respecta al ejemplar de San Just, su descubrimiento y estudio han sido posibles gracias a la ayuda de la Fundación Conjunto Paleontológico Teruel- Dinópolis, Gobierno de Aragón y Caja Rural de Teruel

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone