Mensaje de Fin de Año del Presidente de Aragón,Marcelino Iglesias (Ver Video)

viernes, 31 diciembre , 2010 | Por | Categoria: Aragón

Hoy despedimos el año 2010, un año que ha sido difícil. El segundo año de una crisis económica mundial que nos ha afectado a todos. Nadie acertó a predecir la complejidad y la gravedad de esta situación. Situación que tiene una incidencia muy especial en todos los países desarrollados.

En primavera los problemas en la economía griega provocaron un cambio en las medidas económicas de todos los países de la Unión Europea. Toda Europa pasó de incentivar la economía con ayudas públicas, a controlar el déficit y la deuda. En estos años todos los países han tomado medidas y han hecho reformas y ajustes.

También en Aragón nos ha afectado de lleno esta situación. Y hemos tenido que adaptarnos a las nuevas circunstancias de la economía, después de años de un crecimiento extraordinario.

Ahora debemos controlar más que nunca nuestras cuentas públicas; nuestra deuda y nuestro déficit. Hemos de redefinir nuestras prioridades y hemos de ajustar nuestra economía a la nueva realidad.

También es el momento de hacer las reformas que fundamenten una nueva etapa de crecimiento más sostenible, y que garanticen el futuro de las políticas públicas del estado del bienestar, como educación, sanidad, pensiones o dependencia.

Austeridad y reformas para volver a crecer. Y crecer, como condición indispensable para crear trabajo.

Es cierto que Aragón ha resistido mejor que muchas otras Comunidades Autónomas a este momento de estancamiento económico. Las cifras de desempleo, seis puntos por debajo de la media nacional, lo confirman. Pero no podemos estar satisfechos.

Este momento de cambios tan profundos en todo el mundo debemos aprovecharlo como una oportunidad para resolver los problemas estructurales que tiene nuestra economía. Problemas que han aflorado con la crisis.

El desafío es reactivar nuestra economía sin debilitar el sistema de protección social. Todos hemos de ser conscientes de que sin una economía más productiva y más fuerte no podremos mantener los servicios públicos, que hemos desarrollado con tanto esfuerzo en las últimas décadas.

El esfuerzo de hoy, los ajustes económicos, las reformas, la austeridad de nuestras cuentas, son el fundamento sólido de una nueva etapa de crecimiento y de progreso. Y son la garantía del mantenimiento de nuestra cohesión social.

Hubo quienes creyeron que los ciclos económicos habían terminado y que el crecimiento sería permanente. Y se equivocaron. Otros pensaron que después del estrepitoso hundimiento del muro de Berlín, sólo el mercado era capaz de resolver y orientar la economía, e incluso el conjunto de la sociedad. Y también se equivocaron.

La economía tiene ciclos y los mercados necesitan normas y regulación. La economía y las finanzas globalizadas requieren un modelo de gobierno global.

La crisis ha puesto de manifiesto que nuestra economía es la que más empleo genera cuando crecemos y la que más empleo destruye en momentos de dificultades.

Nuestro bienestar y nuestro progreso se han basado en consumir grandes cantidades de energía, mayoritariamente de origen fósil y procedente de países inestables.

Comprobamos que nos hemos endeudado en exceso en sectores poco productivos. Y que nuestro mercado laboral es demasiado rígido e inestable.

La pirámide demográfica nos obliga también a una revisión de nuestro sistema de pensiones. Queremos garantizar su futuro para las próximas generaciones y su modelo absolutamente público.

La crisis también nos ha hecho ver que somos poco competitivos y que es necesario formar mejor a nuestros trabajadores.

Que el año 2010 ha sido difícil es, por tanto, evidente. Pero si sacamos las conclusiones oportunas y tomamos las decisiones correctas, no será en ningún caso un año perdido.

Saben que soy optimista y también lo soy en este momento de tantos interrogantes. Soy optimista porque confío plenamente en la capacidad de Aragón y en los aragoneses. En su tenacidad y en su preparación.

Saldremos adelante y lo haremos todos juntos. Construyendo una sociedad y una economía mejores para todos. El momento es crucial. De las decisiones que tomemos hoy, dependerá el bienestar de las próximas generaciones.

Permítanme entrar en sus hogares y brindar por un feliz y próspero año 2011.

Por Aragón.

El presidente de Aragón , Marcelino Iglesias

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone