Mi granito de arena: “Pero ¿Quién controla a los controladores?” (Por José Antonio Virto)

miércoles, 7 julio , 2010 | Por | Categoria: Opinión

Muchos son los comentarios que con respecto al caos de los aeropuertos se han hecho estos días, no solo por los responsables políticos, sino también por los ciudadanos a través de entrevistas y de las encuestas realizadas por los medios de comunicación, así que no voy a abundar más en ese tema y solo diré que los principales responsables, en mi opinión, no son otros que los propios controladores, cuya actuación resulta a todas luces injustificable.

Ahora bien, hecha esta manifestación me gustaría incidir sobre otros aspectos muy vinculados con este problema que se manifiesta una y otra vez, y para el que, visto lo visto, no se han buscado las soluciones adecuadas.

Cada vez que los controladores aéreos se ponen en pié de guerra lo hacen de forma más o menos “salvaje” y sin ajustarse a ningún tipo de norma y sentido común, buscando, desde sus premisas egoístas, el ocasionar el mayor daño posible, y por parte de las autoridades y gobernantes se permite que, como se dice popularmente, “se vayan de rositas” entendiendo por tal el que, a pesar de los tremendos perjuicios que ocasionan, no se les imponga sanciones, aunque solo sean económicas, que resulten disuasorias a la hora de repetir estas actuaciones.

Pero no es solo esa firmeza lo que se echa en falta en la actuación de nuestros gobernantes.

Imagino que como a mí, a la mayoría de los autónomos y pequeñas empresas de este país, no pasa un mes sin que por parte de diferentes entidades se les ofrezcan cursos de formación de diferentes disciplinas, la mayor parte de ellas sin ninguna relación con la actividad que desempeñan.

Tenemos en este momento un paro juvenil que supera el 40% y decenas de miles de universitarios con una buena formación de idiomas, que reúnen condiciones óptimas para formarse profesionalmente como controladores aéreos, mucho más cuando la mayoría de ellos aspiran en sueños a convertirse en “mileuristas” y ¿que ha hecho el gobierno en este tiempo, pese a reconocer que el chantaje de este colectivo se basa en la imposibilidad de sustituirlos a corto plazo? Hasta donde yo sé, ¡NADA!, Y ahí si que la responsabilidad es plena del gobierno.

Por desgracia esta no es más que otra de las faltas de previsión de un gobierno que ha acabado ya con la capacidad de sorprendernos y del que ya nadie, salvo los “apesebrados”, espera nada más que, ¡que se vaya cuanto antes!.

A este país le va a costar mucho olvidar a este personaje y las nefastas consecuencias de su paso por la Moncloa y en el conjunto del país incluyo, por supuesto, a los propios socialistas.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone