Miro…y no veo… (por Agustín Fernández)

domingo, 25 abril , 2010 | Por | Categoria: Opinión

Al sentarme en la mesa camilla de mi habitación, me pongo a mirar por las distintas ventanas que tengo, no sólo la que da a mi calle, sino las ventanas de la tele, de los periódicos, de internet… y me da pánico. ¿Qué está ocurriendo hoy? ¿Qué nos está ocurriendo hoy?

* Miro en el campo de la naturaleza y tres terremotos de gran escala,: Haití, Chile, China… miles y miles de muertos, destrozos materiales incalculables… y un volcán que deja paralizada a toda Europa, con innumerables pérdidas económicas, de trabajo y de personas.

* Miro en el campo político. Luchas estatutarias de los partidos y de los independentistas, luchas ideológicas, y del “tu más”. Desfases económicos porque alguienes se embolsan cuantiosas cantidades de dinero en su bolsillo. El enriquecimiento incontrolado de otros…

* Miro en el campo sindical y en vez de defender a los parados y son ¡muchísimos!, se preocupan de llenar sus cuentas corrientes con pingües subvenciones y se ponen a defender al que nos tiene que defender ante las tropelías de otros.

* Miro en el campo escolar y los profesores está desanimados, no hay forma de tener a los muchachos un rato en silencio, cuando no maltratados en sus personas o en sus bienes…

* Miro en el campo religioso, y veo. ¡la que está cayendo! La religión, y sobre todo la católica, según cuentan algunos medios de comunicación, está que se cae, que ya no la pisa nadie, que los curas son todos unos “pederastas”, que el Papa, ¡pobre Benedicto XVI! tiene que ser juzgado, que tiene que dimitir, que…

* Miro en el campo bélico siguen las guerras, las luchas de poderes atómicos, las economías de unos contra otros, civiles muertos por doquier, soldados muertos cuando han ido en son de paz…

* Miro en el campo familiar y veo, ¡madre!, ¡cómo está el padre!, ahora ni siquiera se llaman así: progenitor 1, progenitor 2. Que si los progenitores 1 y 2 no tienen ninguna palabra que decir si la niña, -16 años- quiere abortar, y en alguna Autonomía, se lo hacen más barato con el carnet joven, ¡toma del frasco carrasco!…que si los hogares son multipresenciales…

* Miro en el campo juvenil y veo dos caras de la moneda, de lunes a jueves? -viernes? los jóvenes sumisos a las carteras, los libros, los profes, los colegios, los institutos, las universidades…y el fin de semana botellón, juerga, droga, ¡ñaca ñaca! Y luego a por la píldora gratuita del día…¿qué? Y…

* Miro en el campo deportivo veo, apoyado en unas gafas y no 3D, sólo dos colores, blanco y blaugrana, aunque me quito las gafas y veo otras conquistas deportivas de todo encomio.

* Miro en el campo personal y veo prisas, búsquedas, obsesiones, corazones partidos, sentamientos rotos, ilusiones frustadas, y sobre todo mucho, mucho vacío, ¿por qué sera? …

* Y no veo caras sonrientes por las calles, hemos caído en los mismos semblantes de los países del llamado “telón de acero”.

* Y no veo corretear a los niños, adolescentes, jóvenes por las calles, como en otros momentos, por miedo al secuestro, a la pelea, al que le “pueda pasar algo”

* Y no veo a los amigos pasear, al terminar la jornada, y comentar los incidentes, sobre todo deportivos, de la jornada.

* Y no veo matrimonios paseando con sus hijos por los parques, las calles, las avenidas, porque no hay tiempo, porque cada uno tiene su horario, porque la vida no da para más.

* Y no veo las canchas deportivas repletas de jóvenes practicando el deporte como necesario en su crecimiento, porque los estudios, la pley, internet…se nos come el tiempo.

* Y no veo a los abuelos haciendo “sus parlamentos” al calorcito del reser, a la vez que cuenta sus batallitas, llenas de vivencias, de experiencias, de gozos y de sombras.

* Y no veo la alegría del “capazo” en cada esquina porque el tiempo se nos come, las “faenas” me reclaman, y los días se “pasan sin sentir”

* Y no veo a mi ciudad, a mi región a mi país, a pesar de muchos lavados de cara, calles, plazas, edificios, etc. con el garbo de ir hacia un futuro, así nos lo prometían, del bienestar social para todos, o de una economía sostenible, o de una familia feliz, o de una educación para todos, ¿para quienes? O de un…

No soy pesimista, aunque alguna vez, como a muchos, me salta la duda, pero creo en un tiempo nuevo y en una tierra nueva, en un hombre y una mujer nuevos, porque en mi corazón anida la esperanza, que no es lo último que se pierde, porque el corazón aún me lleva a mirar, con ojos bonitos y a ver con ojos claros, que el amor hace posible todas las cosas.

Desde mi mesa camilla sigo Mirando para Ver.

Agustín Fdez Buj

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone