Se presentan las mejoras de las residencias culturales de la Fundación Santa María de Albarracín

martes, 3 septiembre , 2019 | Por | Categoria: Actualidad Provincial

Las infraestructuras de la Fundación también van cumpliendo años. Es por esta razón, que ya hace algún tiempo emprendimos la mejora gradual de estas instalaciones, comenzando por los Museos de Albarracín primero, y Diocesano después, adaptándolos a una mejor y más adecuada exposición de los extraordinarios bienes que contienen.

Estos dos últimos años les ha tocado a las Residencias Culturales: en el 2018, a la Casa de Santa María, y este mismo año, a la Casa de los Pintores; La Julianeta todavía puede esperar. A pesar de los continuos mantenimientos, esta remodelación más profunda era casi una necesidad, en atención tanto a los años de su rehabilitación primera (Pintores se rehabilitó en el año 1996 y Santa María dos años más tarde), como al intenso uso que vienen teniendo, generado por la actividad de la Fundación. Claro está que por tratarse de inmuebles de uso público, es más necesaria si cabe su permanente  actualización y mejora, por cuanto en ello también va la imagen de la atención del patrimonio de todos.

Mientras que a la Casa de Santa María se le renovó totalmente el tejado, instalándose sus pertinentes aislamientos hídricos y térmicos, en la Casa de Pintores se reinstaló una nueva cocina compartida, más acorde para con el constante uso que padece. En ambos casos se sustituyeron las antiguas bañeras de los aseos de cada una de sus habitaciones, por duchas más accesibles y acordes con las demandas actuales, aprovechando las obras para repintar, casi en su totalidad, los dos edificios. En la Residencia de Pintores se acomodaron además nuevos armarios, y se instaló una nueva iluminación, más eficiente y económica.

Los participantes de las actividades culturales de la Fundación, usuarios preferentes de estas residencias, aplauden las mejoras abordadas, reconociendo el constante esfuerzo de actualización de sus infraestructuras culturales. Como es preceptivo en esta entidad, siempre aplicando un procedimiento gradual (sin prisa, pero sin pausa), se va atendiendo la programación prevista, dependiendo de la importancia de las necesidades que van surgiendo, y evidentemente, del dinero disponible, que siempre será poco. Es esta una de las claves de la Fundación en su labor de gestión integral del patrimonio público.

Como estas mejoras de las Residencias Culturales han sido las últimas intervenciones de la Fundación, y siguiendo la costumbre de Albarracín en su festividad de Santa María, se presentan estos trabajos, posibilitando la visita puntual de ambas residencias. Eso sí, hemos de recordar que son mejoras concretas, que no han modificado, como debe ser, la esencia de las “casas”. Las buenas intervenciones apenas se notan, pero existen