Tres sentencias conocidas hoy por violencia contra la mujer

viernes, 13 julio , 2018 | Por | Categoria: Actualidad Local

La oficina de prensa del Tribunal Superior de Justica de Aragón nos ha remitido las sentencias de tres casos de violencia contra la mujer producidos en nuestra capital entre los días 5 y nueve de este mes. En ellos el Juez titular del Juzgado de Violencia contra la mujer de Teruel, Jerónimo Cano, condena a tres obres por delitos de violencia leve. En concreto son:

En el primer caso, sobre las 15:30 horas del día 5 de julio de 2018, en la localidad de Teruel, el condenado, durante el curso de una discusión motivada por su carácter celoso y posesivo, agarró fuertemente del brazo a su pareja, propinándole un fuerte empujón y estampándola contra la cama.

Que, como consecuencia de ello, le causó lesiones con estigma de sangrado y traumatismos de la cabeza, que le generó un día de perjuicio personal básico por pérdida temporal de calidad de vida.

Igualmente, el condenado destrozó el móvil de la víctima, , valorado en la cantidad equivalente a 836,23 euros.

Por ello el juzgado condena al acusado como autor responsable de un delito de delito de violencia contra la mujer en su modalidad de lesión de menor gravedad, sin la concurrencia de circunstancia modificativa de la responsabilidad criminal, a la pena de treinta y ocho (38) jornadas de trabajos en beneficios de la comunidad, así como la privación del derecho a la tenencia y porte de armas por periodo de tiempo de un (1) año, cuatro (4) meses y dos (2) días.

Le impone una orden de alejamiento de 100 metros de la víctima y la prohibición de contactar con ella durante ocho meses ya indemnizarle por los daños ocasionados en el teléfono móvil.

 

En la segunda de las sentencias conocidas hoy se juzga un caso en el que las 01:00 horas del día 9 de julio de 2018, en el domicilio familiar sito en la localidad de Teruel,el acusado, durante el curso de una discusión motivada porque no podía conciliar el sueño debido al ruido que hacían al dormir sus hijas de dos años de edad, propinó fuertes puñetazos en la cara, en la cabeza y en el cuello de su esposa.

Que, como consecuencia de ello, le causo una contusión cráneo facial con hematoma en pirámide nasal, hematoma en la cara lateral izquierda nasal y en pómulo izquierdo, así como dolor en cuero cabelludo sin cefalohematoma, una algia cervical, una contusión leve en la muñeca derecha y,por último, una herida labial interna secundaria a contusión bucal, generándole 10 días de perjuicio personal básico por pérdida temporal de calidad de vida.

El juez condena al acusado a cuarenta (40) jornadas de trabajos en beneficios de la comunidad, así como la privación del derecho a la tenencia y porte de armas por periodo de tiempo de un (1) año, cuatro (4) meses y dos (2) días.

Le impone una orden de alejamiento de 100 metros de la víctima y la prohibición de contactar con ella durante ocho meses y a indemnizar a la víctima en 350 euros y dicta una orden de protección sobre la victima y sus hijas de uno y dos años de edad

 

En el tercero de los casos conocidos hoy, se juzga el caso en el que a las 12:00 horas del día 8 de julio de 2018,el condenado, tras haber seguido por varios lugares de Teruel a su ex pareja,, en la calle José Torán de la citada localidad, la cogió del cuello y le propinó un puñetazo en la cara, haciéndola caer al suelo.

Que como consecuencia de ello ocasionó a su expareja, petequias y excoriaciones a ambos lados del cuello y una herida en la zona interna del labio superior, generándole 4 días de perjuicio personal leve por pérdida temporal de calidad de vida.

Además, el condenado retornó al lugar de los hechos para apoderarse del bolso

que había extraviado su expareja, aunque con posterioridad la perjudicada recuperó el móvil marca Iphone, si bien presentaba menoscabos en su pantalla valorados en la cantidad equivalente a 360 euros.

El juez le condena a la pena de veintidós (22) jornadas de trabajos en beneficios de la comunidad, así como la privación del derecho a la tenencia y porte de armas por periodo de tiempo de doce (12) meses.

Le impone una orden de alejamiento de 100 metros de la víctima y la prohibición de contactar con ella durante ocho meses