Un gran acto cultural conmemorará, el día 29 de mayo, el 400 aniversario de la expulsión de los moriscos aragoneses

jueves, 27 mayo , 2010 | Por | Categoria: Cultura

El Museo de Teruel acogerá la presentación de nuevas publicaciones y la actuación del grupo musical Al-Burúz

El Gobierno de Aragón y la Diputación de Teruel organizan, el próximo sábado día 29 de mayo, un gran acto cultural con motivo de conmemorarse durante dicha jornada el cuatrocientos aniversario de la expulsión de los moriscos aragoneses, un episodio que resultaría muy trascendente en el devenir histórico y socioeconómico de nuestro territorio. De ahí que, al celebrar ahora este evento, se pretenda contribuir al estudio y divulgación de nuestro patrimonio común como fórmula para conocernos mejor y estimular así la convivencia en nuestros días. El acto está previsto que cuente con la presencia de la Consejera de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto y del Presidente de la Diputación de Teruel, Antonio Arrufat.

El Museo de Teruel será el escenario donde, a partir de las 20 horas, se presente el libro “Bibliografía y fuentes para el estudio de los moriscos”, editado por el Centro de Estudios Mudéjares (CEM). También se dará a conocer la edición facsímil del bando de expulsión de 1610, un documento que se entregará formalmente a los alcaldes de aquellas localidades que tuvieron una destacada presencia de población morisca. Por último, tendrá lugar un concierto a cargo del grupo Al-Burúz (Alborozo), una formación que recoge la memoria sonora de los moriscos aragoneses y que supone un acercamiento a las raíces comunes a partir de la música. Además, el citado grupo reúne a siete prestigiosos instrumentistas de ambas orillas, árabes (tunecinos) y españoles (fundamentalmente aragoneses) bajo la dirección de Luis Delgado, uno de nuestros grandes especialistas en música andalusí y medieval.

Un medida de gran trascendencia social y cultrual

La expulsión de los moriscos de Aragón tuvo unas relevantes consecuencias en el ámbito social y cultural. Su salida forzosa y urgente de los lugares donde estaban asentados provocó no pocos cambios en numerosas poblaciones y supuso, entre otras cosas, una gran pérdida patrimonial en las precarias arcas de aquellos aragoneses.

Conviene recordar, en ese sentido, que se estima en un total de 144 los municipios de Aragón que contaron con una significativa nómina de moriscos en sus censos de habitantes. Así, sólo en la provincia de Teruel se sabe de la existencia en el siglo XV de casi 3.000 moriscos en 16 localidades. Incluso se dieron casos, como ocurrió en Gea de Albarracín, donde su presencia era abrumadoramente mayoritaria: de 553 habitantes, nada menos que 452 eran moriscos. Por tanto, su salida forzosa transformó de manera notable la vida cotidiana de muchos núcleos de población de nuestro territorio.

Un libro que permite seguir avanzando en las investigaciones

La edición por el CEM del libro “Bibliografía y fuentes para el estudio de los moriscos” se inscribe dentro del objetivo de la citada entidad de que la mejor manera de recordar la expulsión es seguir profundizando en el estudio de la minoría morisca y de la sociedad en que vivió. De ahí que el volumen que ahora se difunde sea fruto de los trabajos de un seminario del CEM recientemente celebrado.

Contiene una serie de materiales reunidos con la finalidad de ser útiles para los investigadores, especialmente para los noveles. También servirá para satisfacer la curiosidad intelectual de las personas que hoy viven en pueblos que en su día habitaron los moriscos; la bibliografía recogida les permitirá un rápido acercamiento a una parte de la historia de sus respectivas localidades.

El citado libro se abre con una introducción de José Manuel Latorre Ciria, donde se resumen las aportaciones de los diversos investigadores en el seminario que le dio origen y se da cuenta de las fuentes para abordar el estudio de la minoría morisca.

El profesor Gregorio Colás es autor de una reflexión general sobre los principales problemas que plantea la cuestión morisca en Aragón, dentro del contexto de la España de los Austrias.

María José Cervera presenta un estado de la cuestión sobre la literatura aljamiada – un fenómeno cultural genuinamente aragonés-, un repertorio de lugares de procedencia de los manuscritos actualmente existentes y otro de los lugares citados en ellos, para finalizar con la mención de los principales depósitos donde se hallan los manuscritos, además de aportar catálogos y ediciones de los textos aljamiados.

Es una brillante recopilación de extraordinaria utilidad.

Seguidamente se ofrece el listado de localidades con población morisca, indicando la bibliografía y fuentes localizadas hasta la fecha para el estudio de los moriscos.

También se añade una bibliografía general donde se recogen todos aquellos libros que hablan de la minoría, bien sean trabajos de investigación o publicaciones destinadas a la divulgación.

El libro se completa con la transcripción del bando de expulsión de los moriscos aragoneses y un cuadro con la población existente en cada localidad y en fechas distintas, comenzando en 1495 y finalizando con el dato de los expulsados en 1610.

Finalmente, se ofrece un mapa elaborado por María Victoria Lozano tena, con la distribución geográfica de los moriscos aragoneses. Gracias al formato de dicho mapa se puede visualizar fácilmente las localidades con población morisca y la jurisdicción a la que estaban sometidos.

Al-Burúz: Memoria sonora de los moriscos aragoneses

El concierto que ofrecerá el grupo Al-Burúz en la Logia del Museo de Teruel permitirá descubrir la rica y sugerente memoria sonora de los moriscos aragoneses.

Se trata de un brillante ejercicio de mestizaje cultural que reúne a músicos de las dos orillas, consiguiendo así un fructífero reencuentro de aquellas músicas que los moriscos llevaron en su expulsión y que se fusionaron con las aquellas de diferentes lugares del Mediterráneo, especialmente Túnez, donde se trasladaron a vivir.

De ese legado nace Al-Burúz (Alborozo), un grupo musical aragonés-tunecino cuya producción está respaldada por la Dirección General de Cultura del Gobierno de Aragón y que se oferta a la Red aragonesa de espacios escénicos para la conmemoración del IV Centenario de la expulsión de los moriscos.

Al-Burúz lo dirige Luis Delgado, reputado especialista en música andalusí y medieval, autor de numerosas bandas sonoras y discos sobre el tema, entre las que cabe destacar “El Reino de los Cielos”, de Ridley Scott. Uno de sus principales logros como investigador es el “Museo de la Música” de Ureña, sede de su extensa colección de más de 1.200 instrumentos de todo el mundo.

El repertorio de Al-Burúz busca recuperar aquellos sonidos de hace cuatro siglos y para ello se suman los conocimientos y cualidades intepretativas de músicos como los aragoneses María José Hernández (voz) y Joaquín Pardinilla (arreglos, dirección musical, guitarra y mandola); los tunecinos Sofien Zaidi (voz y oud arbí), Anis Kibli (Violín) y Rached Tanazebti (qanum), así como Jaime Muñoz (flautas y clarinete) y todos ellos bajo la dirección artística de Luis Delgado (zanfona, bajo y percusiones).

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone