113 Empresas SOStenibles:”Vuelva usted mañana.De actualidad en Pleno siglo XXI

lunes, 1 octubre , 2018 | Por | Categoria: Actualidad Local, Diputación Provincial

“VUELVA USTED MAÑANA”. DE ACTUALIDAD EN PLENO SIGLO XXI.

Según nos cuenta Fígaro (Mariano José de Larra) en 1833, ”Un extranjero se presentó en mi casa; provenía de París y quería invertir aquí sus cuantiosos caudales. El francés, razonaba de la manera siguiente:

“– En 15 días, – quince días y es mucho, según mis cálculos, me han de sobrar cinco, quiero solventar mis asuntos (trámites administrativos,  permisos, tasas, registros, etc). “

Fígaro con media sonrisa le suelta:

“– Permitidme, monsieur Sans-délai (Sin Retraso)”, le dice entre socarrón y formal, “Permitidme que os convide a comer el día que llevéis 15 meses de estancia en Madrid”.

Esto, mientras se nos llena la boca con palabras como ventanilla única o administración electrónica, sigue ocurriendo 184 años después. Al menos esa es la queja unánime de emprendedores y empresarios cuando se les pregunta cuál es la mayor dificultad para poner en marcha sus negocios: “El papeleo”.

Una persona de Teruel, nos ha contado una historia, en primera persona, que copiamos tal y como nos la ha contado, como muestra del “vuelva usted mañana  en pleno siglo XXI”

“Mi suegra es beneficiaria del llamado bono social por el cual tiene derecho a una reducción en la tarifa de la luz, por lo tanto ya consta como beneficiaría en algún registro. Pero, sale una norma que tiene que renovar antes del 8 de octubre y me encarga a mí del papeleo. Yo soy funcionario y llevo toda mi vida “lidiando” con papeles.

Empiezo intentando utilizar la plataforma electrónica que anuncia la compañía eléctrica. Después de ocupar en el intento media mañana de un sábado, no hay manera de “colgar” una fotocopia del NIF, y en la misma plataforma me indica que puedo ir a las oficinas de la compañía.

Antes de eso, como se ha cambiado de domicilio, tengo que ir al ayuntamiento, y el certificado de empadronamiento, no me lo dan en el acto, tengo que volver otro día.

Entre la documentación que piden también hay una fe de vida, con lo cual tengo que ir al Registro Civil para conseguirlo.

Cuando ya pienso que tengo todos los papeles me voy a las oficinas de la compañía y resulta que como es discapacitada hay que acreditar la discapacidad. Yo aporto el documento original y una copia, y, sorpresa, me dicen que eso no vale, que hace falta un documento especial que hacen en otra oficina de la administración.

Con lo cual voy a esa oficina y lo solicito, pero no me lo dan en el acto, tengo que volver otro día a recogerlo.

Y después de dedicar unas cuantas horas y esperar otras pocas más, parece que he superado la prueba y, si no falta alguna otra cosa, mi suegra podrá disfrutar finalmente de su derecho.

Lo que me pregunto es que habrá ocurrido a las personas mayores que no han tenido la suerte de tener en casa a alguien dispuesto a armarse de paciencia y “lidiar “con los papeles.

Tengo que decir que en todos los sitios me han tratado con amabilidad, pero me gustaría saber cuántas personas con derecho al bono social han desistido de su derecho por no enfrentarse al papeleo necesario.”

 

Esta es una simple historia de una burocracia, que ha ido creciendo a golpe de leyes, decretos y normativas varias y que ha pasado de ser un instrumento para garantizar el estado de derecho a un gran dificultad que, en bastantes casos, impide el desarrollo de actividades económicas imprescindibles para revitalizar un territorio como el de la provincia de Teruel.

Nadie es responsable directo de resolver este problema. Quién puede disponer de medios para hacerle frente lo resuelve de una manera u otras pero los autónomos y las pequeñas empresas, que son las fuentes más importantes de generación de actividad económica y empleo, lo tienen bastante difícil.

Desde la iniciativa 113 queremos aportar nuestro grano de arena con las 5 tutorías a emprendedores y empresarios que van a ponerse en marcha dentro de unos días.

 

La frase:

“– En 15 días, – quince días y es mucho, según mis cálculos, me han de sobrar cinco, quiero solventar mis asuntos (trámites administrativos,  permisos, tasas, registros, etc). “

Fígaro con media sonrisa le suelta:

“– Permitidme, monsieur Sans-délai (Sin Retraso)”, le dice entre socarrón y formal, “Permitidme que os convide a comer el día que llevéis 15 meses de estancia en Madrid”.

(Mariano José de Larra, 1833)