La Revista Turia entrevista a Jacobo Siruela y a José Manuel Caballero Bonald

martes, 6 noviembre , 2012 | Por | Categoria: Cultura

En la foto, el editor Jacobo Siruela

Jacobo Siruela y José Manuel Caballero Bonald forman una pareja insólita, quizá extravagante por las muchas diferencias que los separan, pero ambos poseen dos trayectorias muy sólidas, valiosas e indiscutibles por su calidad e interés dentro de la cultura española de nuestro tiempo. De ahí que la revista TURIA no haya dudado, en su nuevo número que se distribuirá este mes de noviembre, en dedicarles a cada uno de ellos sendas entrevistas a fondo y en exclusiva.

 

Editor y poeta hablan a corazón abierto, con complicidad y sin reparos, acerca de un amplio repertorio de temas: las relaciones entre vida y literatura, el oficio de editor, el papel de la poesía, el futuro del libro, el lugar del compromiso político, las nieblas de la memoria o la importancia de lo fantástico y lo esotérico.

 

ARTESANO MULTIDISCIPLINAR Y CONDE DE SIRUELA

 

Jacobo Fitz-James Stuart y Martínez de Irujo, de la Casa de Alba, Conde de Siruela, prefiere que le consideren, por encima de todo, un “artesano multidisciplinar”. En la entrevista que el periodista Eduardo Larrocha realiza para TURIA, se le describe como un rastreador de libros exquisitos, diseñador gráfico, escritor y, sobre todo, como un editor capaz de reinventarse a sí mismo.

 

Entre sus muchos méritos hay que citar la creación y dirección, durante 15 años, de la mítica revista cultural “El Paseante”. También obra suya fue la editorial Siruela con la que obtuvo numerosos reconocimientos, tanto por parte de los lectores como institucionales. Ahora dirige, desde su masía en Alto Ampurdán otra editorial, Atalanta, en la que se reinventa a sí mismo y refleja sus inquietudes e intereses. Ayer y hoy ha publicado relatos del ciclo artúrico, autores olvidados, textos ignorados de nuestra cultura, obras de literatura fantástica y de pensamiento no convencional.

 

Para Jacobo Siruela, “lo bueno del oficio de editor es que siempre tienes que arriesgar. Somos una especie de tahúres y nuestra suerte depende de nuestras apuestas”. También se muestra defensor de la importancia de la literatura fantástica: “los mejores cuentos del XIX y XX son fantásticos”.

 

No está en contra del e-book pero se inclina por “el libro de papel, por el objeto sensual”: “estoy convencido de que la alta cultura va a seguir vinculada al libro de papel. El libro es

un arquetipo y los arquetipos nunca perecen”.

uetipos nunca perecen”.

 

 

 

 

Interesado desde siempre como editor en indagar y divulgar lo más rescatable del pensamiento esotérico, él mismo ha escrito un ensayo, “El mundo bajo los párpados” en el que indaga en el mundo de los sueños: “trata del sueño como fenómeno histórico, sagrado, psicológico e incluso metafísico. Me metí en temas difíciles, pero es un libro literario, narrativo, y creo que nada aburrido. Pretende hacer contemplar el sueño desde otras perspectivas, racionales, pero no racionalistas, y abrir la mente”.

 

Y es que, según Jacobo Siruela, “la sustancia de la realidad es amplísima y misteriosa”. Por eso las tres vías que orientan su trabajo son: “vindicar la brevedad, recuperar la memoria, lo que hemos perdido, y también el gozo de la imaginación. Pero no la imaginación como escapismo, sino como vía de conocimiento. Quiero decir que si publicamos mitos, sueños, alegorías espirituales o cuentos fantásticos, es porque todo ello está rebosante de verdades internas, psicológicas y espirituales”.

 

CABALLERO BONALD: “LA MEMORIA ES UN AJUSTE DE CUENTAS CONTRA UNO MISMO”

 

La literatura de José Manuel Caballero Bonald es una mezcla perfecta de vida escrita, leída, pensada, intuida y vivida. Así lo retrata el periodista Fernando del Val en una conversación sin desperdicio. En ella, el autor de libros tan celebrados por la crítica como el reciente “Entreguerras” o “Ágata ojo de gato” reconoce que cuando bucea en la memoria pretende organizar el desorden, es decir “intentar explicarme mejor a mí mismo por medio de la poesía”.

 

Además, para Caballero Bonald, la incertidumbre es un estímulo: “no deseo llegar a ninguna verdad, sino valerme de la poesía para arrojar un poco de luz sobre esa incertidumbre, sobre las nieblas de la memoria sin disiparlas del todo”.

 

La política es otra manera de combatir la realidad. Por eso, en su último libro, nuestro poeta más reconocido habla de cómo ha comenzado “a activar una apremiante provisión de desobediencias”. De ahí que, preguntado por el asunto, afirme: “es muy alarmante la idea de que el compromiso está pasado de moda”.

 

Quien siempre se ha sentido “mitad romántico, mitad surrealista” habla también, en la entrevista que publica TURIA, de inspiración y de misterio. Y reconoce su rechazo hacia la literatura de quienes cultivan un realismo sin relieve, que copia la realidad y no la interpreta. Según Caballero Bonald, esos escritores “ofrecen una visión plana del mundo y no una interpretación del mundo”. Lo dice quien ha sido capaz, como pocos, de encauzar poéticamente tentativas para ver lo invisible. No en vano, confiesa: “creo en la revelación, en la iluminación repentina, soy así de iluso”.

 

TURIA es, con 29 años de trayectoria y periodicidad cuatrimestral, una de las publicaciones culturales españolas más veteranas y reconocidas, por cuya labor obtuvo el Premio Nacional al Fomento de la Lectura.

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone